Cultura forestal

Carlos Suari

YÁ nun ye raro -y por ello bien triste- que tolos branos teamos llamentando la presencia masiva del fueu sobre les viesques, los montes en xeneral y les güertes. Perriba de la imaxe sangrina qu’espeya esa realidá, pémeque vuelen bien de factores qu’entamen a tar na cabeza de cuasi tol mundu y que mos convierten, per momentos, n’agudes y agudos analistes. Observamos d’esta miente que con más frecuencia cada vuelta, les llames amenacen a los llugares habitaos, y que col tiempu, les quemes forestales van teniendo una naturaleza más fedienta y calculada. Ye entós cuando yá naide -nin siquieramente les autoridaes públiques- dulda un segundu n’afitar que tres d’ello hai intereses madereros, urbanísticos, agrícoles, o a cencielles, antigües engarraes vecinales o la mano de cualesquier pirómanu de caleya. Lo asocedío nos nuesos países hermanos Portugal y Galicia, esa mestura d’espectáculu dantescu, desesperación, atmósfera afogadiza , nun paecía alcontrar un tope durante los llargos díes de catástrofe nos qu’algamaron ensin problemes la triste categoría d’exemplu de lo que nun habría pasar enxamás. Mentanto, poco tiempu-yos faltó a los políticos de primer llinia pa llanzase a les vidayes los sos aburridísimos lemes, eso colo que davezu tenten de tapecer les coses que de verdá tán rellacionaes con fechos tan escuros como esti. Verán, quixere dir un poco más alló. Comentaba más arriba que nun nivel superior al fechu en sí de pone-y fueu a un monte d’un xeitu o otru, puen tar -y taránlo de xuru- unos intereses siempre indecentes y despiadaos.

Tirando de la cuerda una migaya más, alcuentro qu’entá hai otru nivel de comportamientos y actitúes, otru estratu ideolóxicu que desplica, pa min, esa falta tan radical d’escrúpulu que lleva a equis persones (enfermes o sanes) a acabar col pocu o munchu padremuñu natural de la so propia tierra, a actuar de manera, simplemente, homicida, dende’l mesmu güeyu’l furacán. Toi refiriéndome al tremendu vacíu de cultura forestal esistente -de manera xeneralizada- na nuesa sociedá. Asina, namás en dalgunos ámbitos concretos, bien tradicionales o bien de militancia ecoloxista, tiense constancia qu’heba un procuru axustáu y merecíu col monte.

Correspuénde-y a esti momentu entrugase qué polítiques ecolóxiques tán faciendo los partíos que gobiernen Asturies, qué midíes concretes lleven aplicando nel monte pa superar esti marcu absurdu que nun mos saca d’andar a la busca de criminales dientro y fuera de la propia alministración, y de, según la fueya de ruta, engordar o menguar el presupuestu n’emerxencies forestales. ¿Qué aiciones polítiques s’apliquen pa facer crecer la nuesa cultura forestal? Coincido con ustedes en que nenguna. Sicasí, nun me paez que seya una materia difícil, ye más bien un asuntu que nun entra nos plantiamientos de la nuesa clas política. Por esto y por aquello -y menos agora- de nun facer lleña col arbol cayíu, quixere dexar equí delles idees resumíes pa reflexonar sobre la importancia d’alquirir un respetu solemne y sinceru col nuesu monte, un decálogu d’intenciones pa entamar a creer nello: Primero, el monte ha ser públicu. Si’l monte nun ye de toes y toos, si nun ye un bien común, ¿cómo desixir esi amor común por ello?

Segundo, el monte ha ser natural porque si xugamos a repoblar barato y rápido, exprimiendo la tierra y poniendo en peligru constantemente los ecosistemes autóctonos, nun tenemos nada que facer. Güei más que nunca, ocalitos non.

Tercero, el monte ha ser el nuesu, col que mos identificamos. Nun podemos rogar a la población que faiga sentimentalmente propiu’l monte si nun ye’l que-y toca a esta latitú, y en consecuencia, a esta cultura.

Cuarto, el monte ha ser singularidá, valor añedíu y motivu d’arguyu, y namás d’esa forma podremos pidir curiaos per parte de la sociedá.

Quinto, el monte ha ser un ámbitu llimpiu, sanu y útil ecolóxicamente.

Sexto, el monte ha ser una fonte d’emplegu y recursos económicos de calidá, non una collecha simplaya que tiende a reducir la mano d’obra gracies a unes viesques d’especies minusvaloraes pa les que malpenes se mira.

Séptimo, el monte ha tar protexíu rigurosamente pola llei y non al traviés de parches que configuren un revesosu panorama xurídicu.

Octavo, el monte ha ser pal disfrute d’una ciudadanía responsable y educada nesti aspectu, y pa ello ha intervenise dende les enseñances reglaes hasta nunes campañes institucionales qu’habíen dir más lloñe de les inútiles preventives del branu.

Noveno, el monte ha tar en pie cola collaboración de tolos axentes, beneficiándose constantemente de midíes compensatories ellí onde a la vera d’una masa forestal surden escarnios naturales como los provocaos pola construcción de les carreteres.

Y décimo, el monte puede y ha resurdir porque ye imprescindible pal equilibriu mediuambiental, y porque amás, hai argumentos pa qu’esto ocurra. A quien-y toque la responsabilidá, que ponga la voluntá y la chapeta, y darréu, los medios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecoloxía. Guarda el enlace permanente.