Nacionalismu asturianu na transición

Tertulia Pachín de Melás
Xueves 16 d’abril de 2009

Participaron

Xosé Lluis Carmona
Fundador de Conceyu Nacionalista Astur
Ignaciu Llope
Escritor y militante d’Unidá Nacionalista Asturiana
Patrick W. Zimmerman
Historiador ya investigador

Presenta por Xelu Neira

Xelu Neira
Na tertulia de güei tenemos con nosotros a Xosé Lluis Carmona, un históricu nel nacionalismu asturianu, fue fundador del Conceyu Nacionalista Asturiana, tuvo na Xunta Nacionalista Asturiana y llueu fundó tamién la primer Unidá Nacionalista Astur, o seya que por esperiencia, nun podemos pedir más.

Tenemos tamién equí a Nacho Llope, que ye otru históricu d’esi tiempu que sigue militando activamente na nueva Unidá Nacionalista Asturiana y foi cabeza de cartel en varies elecciones.

Y finalmente a Patrick Zimmerman que ye historiador y ta trabayando precísamente col nacionalismu asturianu. Dispón de muncha documentación sol tema, quizás más que munchos de nosotros, ya que tuvo la posibilidá de recoyer de toles fontes y además puede tamién aportar una visión dende l’esterior que va ser mui enriquecedora.

Bueno, entamamos sin más. ¿Quién quier empezar a tomar la palabra?

Xosé Lluis Carmona
Bueno, yo siempre digo que cuando tocamos el tema de la transición y lo qu’esperábamos que yeren les coses, de toos aquellos movimientos que la oposición democrática al franquismu defendíen y yeren bandera precísamente de una sociedá nueva, de una sociedá democrática, como por exemplu’l movimientu feminista, el movimientu polos derechos y les llibertaes sexuales, el movimientu ecoloxista, los movimientos de participación ciudadana, la recuperación llingüística asturiana, esta última ye la única que 30 o 35 años más tarde, o nun tien acomodu na nueva sociedá democrática, o tien un acomodu estrámbóticu.

Tenía la mesma carga de ruptura col franquismu y de acomodu nuna nueva sociedá que les otres y sin embargu, ya nun digo la derecha oficial, sinon la izquierda oficial que ye la que-y daba más álitu y más impulsu a la opocición democrática´l franquismu, nunca quiso, nestos 30 años, colocar esa reivindicación, que ye una reivindicación llingüística, pero a la hora de la verdá tamién ye una reivindicación del nacionalismu al empar. Y digo más, hasta lo combaten, polo menos nel partíu socialista.
Y como n’Asturies el movimientu de reivindicación llingüística y el nacionalismu políticu fueron siempre mui de la man, en realidá el unu llastra al otru, hasta’l puntu que toos vivimos una sensación de fustración nacionalista y llingüística precísamente por esi fechu.

Nacho Llope
Home, no tocántenes a la transición, porque esi ye’l tema, hai delles cuestiones puramente práctiques y metodolóxiques.

Por consensu, situase la transición española dende la muerte de Franco a cuando Felipe González gana les elecciones nel 82, porque hai un cambiu de réximen. Ye decir, de alguna manera interprétase que la UCD yera la transformación del franquismu más aperturista y que aceptaba un marcu democráticu, pero esa transición nun corona hasta que hai un real cambiu de réxime.

N’Asturies la transición nun acabó. Nun hubo cambiu de réxime. Dende los primeros estertores del posfranquismu hasta agora, los que tan xestionando la cosa pública n’Asturies son les mesmes persones. Por tanto estirando l’argumentu, podemos decir que la transición n’Asturies nun finó, el réxime ye’l mesmu, nun hubo realmente cambiu nin de persones, nin de polítiques, nin de visualización social de lo diverso.

Lo que dices ye cierto, fuiste al megoyu del asuntu, ye asina, pero eso obedez a razones, nun ye un caprichu de la naturaleza, nin que’l destín de los asturianos tea fatalmente marcáu por unos diaños estraños y oscuros. Non.

Pa eso hai esplicaciones, delles estructurales, que tienen que ver cola demografía, cola cultura política asturiana heriede del franquismu, incluso causes que tienen que ver con movimientos mui fondos de la sociedá d’esti pais, y que d’alguna manera’l naciente nacionalismu asturianu nun foi quien a diagnosticar acordies. El diagnósticu fízolu erróneamente.
Aparte les tares que tovía arrecostinamos güei, organizatives, sectaries, y d’insuficiencia de los instrumentos políticos colos que se dotó esa corriente de la sociedá asturiana.

Patrick Zimmerman
Una de les preguntes más importantes que había que facer ye ¿por qué’l PSOE equí nunca camudo la so actitud, en comparación col PSOE de Cataluña por exemplu o de Galicia incluso?.

Una de les razones ye que’l PSOE nunca se sintió obligáu a tomar un riesgu políticu pol causa del nacionalismu, porque siempre tuvo’l gobiernu más o menos garantizáu cola fidelidá de los sindicatos equí.

La base del nacionalismu asturianu, con excepciones bastante importantes, nos años 70 fói del mundu de la educación, foron estudiantes, profesores y había una dificultá en entrar nel mundu de los sindicatos, entós nunca hubo un sindicatu nacionalista.

Lo más cercano fói SUATEA, que nunca foi esplícitamente nacionalista, y ya falamos de los años 80. Entós como nunca se vió obligáu a camudar la so postura, nunca lo fizo.

Y la pregunta pal futuru ye, cómo se puede obligar al PSOE a modificase ¿cómo partíos minoritarios con poca esperanza de tener mayoría absoluta pueden afectar a los partíos mayoritarios?. Bueno, si puede tener una cantidá de votos, aunque sea minoritariu, puede entrase en negociaciones polítiques, sobre todo cuando los grandes partios tan igualaos nos votos.
Esi ye´l modelu de Convergencia i Unió, que aunque foron minoritarios pudieron afectar inclusu nacionalmente y sólo con seis diputaos en Madrid. Nun se necesita mayoría p’afectar la política de los demás.

Xosé Lluis Carmona
Lo que siempre da buenos réditos na política ye “nun cambies aquello que te va bien”. A ellos va-yos bien, llueu nun van cambiar.
Alguien puede preguntase, ¿y por qué incorporaron el restu de los movimientos que yeren la base de la oposición democrática? Pues porque ningún d’ellos, ningún, se convirtió n’alternativa política, mientres que’l tema llingüísticu y asturianista sí. Convertímoslu n’alternativa política, una alternativa de competencia, y claro, infelices de nosotros, yéramos una pulga compitiendo con un elefante.

Nacho Llope
Y ¿por qué la pulga nun inoculó un virus que matara´l elefante?

Xosé Lluis Carmona
Ya, ya, nun supimos. Hubo momentos y coyuntures polítiques que lo impidieron, pero la izquierda gobernante incorporó aquellos otros movimientos a la so estructura. Hubo un partíu feminista, que duró tres años y incorporóse, tuvieron los verdes, y tan incorporaos.

Hai un momentu clave, que ye’l termómetru que marca la temperatura social, que son les primeres elecciones, hasta esi momentu nadie sabe con qué fuerza cuenta cada cual,
había una alternativa que se identificaba cola opción asturianista, que yera la Unidá Rexonalista que conoz un fracasu estrepitosu, vistu desde aquella época, claro, güei sabemos que aquello nun foi un fracasu, pudo ser precísamente’l xermen d’otres coses, pero nun se vio así, consideróse que yera un fracasu, y a partir d’esi momentu ye considerao algo prescindible completamente.

Nacho Llope
Esi fracasu ya anunciaba delles de les zunes que condenaron a la marxinalidá política al nacionalismu políticamente organizáu d’estos 30 años. Una d’elles yera la mala calidá de los dirixentes, la pésima calidá personal, política y ética de los dirixentes.

Eso foi algo terrorífico, porque, ya lo decía Marx, hai coyuntures históriques nes cuales, les decisiones de mui pocos influyen nel futuru de munchos, y el problema ye qu’eses coyuntures son mui poques a lo llargo de la vida biolóxica d’una persona, poquísimes, y hai xeneraciones que pasen sin qu’esa coyuntura se vea, pero cuando se da, ehí influye por desgracia l’azar, que ye que les poques persones que tean nesi momentu designaes poles circunstancies politiques de la época, tengan la calidá política, humana, ética y moral pa saber tomar les decisiones acordies.

Y nosotros n’eso foi un estrepitosísimu fracasu nes dos o tres coyuntures medianamente importantes, y eso foi una desgracia.
Y foi una desgracia porque les decisiones d’aquel momentu influyeron posteriormente y dramáticamente pa munchos años pa dempués.

Hai dos decisiones básicamente, y falo sólo de política. Una d’elles foi la de Unidá Rexonalista. Disolvela, nun facer una continuidá y estructurala pa xestionar aquel movimientu y aquellos votos. Por unos y por otros. Ahí el MCA tuvo la so responsabilidá, y el PSP tamién, aunque´l PSP ya había arrenunciao antes.

Y la segunda coyuntura, obviamente foi la de la Coalición Asturiana.

Eses dos coyuntures foron claves, y nes dos falló l’elementu humanu estrepitosamente.

Un asistente
Bueno, el PSP o el MCA captaron munchu votu d’asturianistes y fue creándose un movimientu social importante, pero’l PCE y el PSOE inicialmente na transición xugaron un papel mui importante, y tamién políticamente marcó munchísimo’l movimientu obreru, que taba venceyáu a lo que ye’l PCE y el PSOE. Y eso ye lo que marcó la historia del nacionalismu asturianu. Hubo munchu asturianista que nun dio’l pasu hacia’l nacionalismu, y que votó’n clave de partíu estatal.

Patrick Zimmerman
El MCA foi parte d’Unidá Rexonalista, y foi quién pagó la mayoría de la cuenta de gastos de la campaña electoral pero tamién, al entamu d’Unidá Rexonalista, el PSP tamién foi parte y marchóse poco dempués. Pero sumando los famosos 12.000 votos de Unidá Rexonalista colos 50.000 del PSP, daríen más que un diputáu. Si hubiera habido una coyuntura ehí…

Xosé Lluis Carmona
Tamos falando de siete meses antes de les primeres elecciones democrátiques, el PSPA, que Pedro de Silva siempre decía con mui buen criteriu que yera una franquicia, yera la DSA, la Democracia Socialista Asturiana, yera un partíu eminentemente asturianu y asturianista trabayando con una marca que lu pudiera impulsar d’otra manera, caltuvo varies reuniones que al final cuayaron pa la creación de una candidatura d’Unidá Rexonalista, y que contaba col MCA, con un pequeñu grupu políticu al que-y daba amparu la Unión Sindical Obrera, además d’un montón d’independientes y xente de Conceyu Bable con otros pequeños movimientos.

Eso yera lo que taba preparáo como candidatura d’Unidá Rexonalista. El PSP, pa sacar aquello adelante puso siempre una premisa, que llueu se repetiría n’otres ocasiones, puesto que somos el grupu más fuerte, el más asimilable pola población, acuérdome de la expresión de quien lo dixo, “nun somos comunistones de pistola’l cintu”, que foi Manolo de la Cera, podemos reclamanos el derechu a encabezar eso. Y el candidatu tendría que ser quien el PSP decidiera.

Desde’l MCA y USO nun había muncha conformidá, pero yo creo que se hubiera superao esa reticencia, pero la cosa túmbase cuando dende Madrid, Raúl Morodo, que yera´l númberu dos con Tierno Galván, convenció al PSP d’Asturies de que contaben con encuestes que aseguraben que’l PSP, de dir sólu nes elecciones, tendría dos diputaos.

Nacho Llope
Ya empezaben a fracasar les encuestes d’aquella.

Xosé Lluis Carmona
Bueno, con aquello, los sectores menos proclives a aliase con comunistas, -tenéi en cuenta que veníemos del franquismu absolutu-, consiguieron que se tomare la decisión de dir nuna candidatura independiente que tuvo cuarenta y siete mil y picu votos, mientres que’l restu tuvo doce mil y picu votos, que sumáos yeren pa un diputáu.
Sumar ye facer política ficción, pero ye una especulación razonable. Y ellí habría nacío una cosa bien distinta.

Bien ye verdá que vistu’l fracasu del PSP, y vistu’l fracasu desde aquella época d’Unidá Rexonalista, hubo movimientos pa que Unidá Rexonalista continuara, pero nun cuayó, porque la xente enseguida se buscó la vida, y el PSP nun tuvo más remediu qu’integrase nel Partíu Socialista Obreru, dende equí hubo una serie de persones que taben dispuestes a crear con un sector del PCE d’aquella el Partíu Socialista d’Asturies, esa operación pasaba por una persona que n’aquel momentu tomó la decisión incorrecta, que nunca m’esplicaré, paso-y lo mesmo que a Melquiades Álvarez al principiu de la República, republicanu de tola vida y nel momentu clave échase p’atrás.
Pues n’aquel momentu esi PSA que podía haber sido’l biltu de munches coses, échase p’atrás porque por quien pasaba aquello, que yera Sánchez Vicente, diz que non.
Él reconoz qu’eso fue una confusión.

Patrick Zimmerman
Bueno,él n’aquel momentu tuvo la oportunidá de ser conseyeru de cultura col PSOE.

Nacho Llope
Non, foi director de la diputación encargándose del tema de cultura, pero non de toa la cultura, de paisaxes, de patrimoniu, arquoloxía y too eso.

Xelu Neira
En sin querer salir del tema, ¿podríais valorar hasta qué puntu eses decisiones, cambios, momentos, podemos tar sufríendoles agora proyectaes a treinta años? ¿Tanta importancia tuvieron aquellos momentos?¿Llevaron a muncha xente pa casa o colocaron a otra?

Xosé Lluis Carmona
Tovía se nota aquello, pero nun tuvo una especial importancia porque pese a ello’l movimientu asturianista, cultural, llingüísticu, políticu, etcétera, fue creciendo y creciendo hasta llegar a tener representación institucional. Y ahí volvió a fallar otra vez. Y ehí sí, esi fracasu, esi segundu fracasu fue la clave. A partir d’esi momentu, tolo que fue crecer y crecer, fue estancar y descender.
D’ehí salió xente que ya nun cree nello, que fue pa casa, xente que nin se mueve, y los años pasen.

Xelu Neira
¿Podéis ilustrar un pocu esi segundu fracasu?

Nacho Llope
Si, eso fue terrible, fue terrible por diferentes razones. Porque d’alguna manera, una vez firmáu l’acuerdu por parte de la UNA, mui xenerosu, dicho sea de pasu, los mesmos firmantes y tolos que tábemos ellí sabíemos qu’esi tipu diba facer lo que fizo.
Ye más, téngolo por casa, incluso ta escrito por xente de la organización, lo que diba facer el roxu casi cronolóxicamente. Hubo xente que lo vió, y sabiendo qu’eso diba a pasar, dimos una oportunidá un poco al destín.
Él desde’l principiu tenía na cabeza lo que fizo. Foi una sinvergonzonería desde’l puntu de vista políticu y esa sirvengonzonería tuvo un efeutu letal sobre’l nacionalismu políticu asturianu organizáu.

Y amás hai otra cosa, l’actitud sicológica de la xente que dio’l placet a algo nuevo. Nel panorama de partíos políticos de la dómina, ¿qué s’echaba de menos? Mas o menos lo mesmo que agora, un partíu políticu diferente, pero ya nun tanto, que tamién, nel aspeutu nacionalista, sinon nel de la ética, la moral y na forma d’intervenir públicamente. Porque una versión asturiana de más de lo mesmo nun tendría munchu sentíu.

Eso foi asina, foi asina. Y entos un montón de xente que yera tibiamente asturianista, que consideraba qu’Asturies necesitaba una visualización política, y puedo pone-y nomes y apellíos a toa esa suerte de persones, que por ciertu aportó la XNA a la UNA, nunca más volvieron a aparecer, ya non en política, sinon nos ámbitos culturales asturianistes,
Y agora hai algún que ta militando nel partíu de Rosa Díez, dicho sea de pasu.

El ver en qué quedó aquello, nun solo desmovilizó físicamente a la xente, sinon que baltó psicolóxicamente a toa una xeneración de militantes.

Un asistente
Cuando faláis d’Unidá Rexonalista, paez que-y tais atribuyendo una ideoloxía nacionalista, que nun me paez pa nada, yera una unión d’izquierdes.

Nacho Llope
Si pero yera un proto-asturianismu o un proto-nacionalismu. Y creo que ye lexítimo facelo tanto polos protagonistes como pol so allugamientu na sociedá.

Xosé Lluis Carmona
Yera la única candidatura que mencionaba Asturies y tenía Asturies nel logotipu.

Patrick Zimmerman
Inclusu por parte de xente de nun yera nacionalista pa nada, como Masip, reconocíen que un rexonalismu bastante fuerte lo tomaren como una táctica.

Un asistente
Por otra parte, falando de la UNA y el PAS, equí los contornos d’izquierdes apaecen como bastante desdibuxaos

Nacho Llope
Nun tanto, si vas al programa lliteral.

Otru asistente
Unidá Rexonalista Asturiana, si lo recuerdo, nun taba na izquierda, pa entendenos, la xente d’izquierdes nun votó a Unidá Rexonalista.

Xosé Lluis Carmona
Coalición Asturiana, ye verdá, puede tener el perfil de lo que ye la izquierda un tantu difusu, ye verdá, pero na mesma medida que lo puede tener tamién el BNG y Herri Batasuna d’aquella, que yeren agrupaciones de partíos, nunos casos, claramente de dereches y la extrema izquierda. Ye decir, ye una acción interclasista, lo que nun quier decir que sea de dereches.

Otru asistente
Bueno, la xente d’izquierdes taba mui marcada polos partíos del PCE y el PSOE, pero tamién había xente de dereches, como Inaciu Iglesias.

Patrick Zimmerman
Viendo los periódicos de la época, Coalición Asturiana fue uno de los pocos fenómenos en que una agrupación asturianista fue tomada más o menos en serio. Y eso fue un llogru bastante importante.

Un asistente
Pero nun creeis que d’haber evolucionáo nun hubiera habido un ciertu enfrentamientu entre seutores que podríen ser más d’izquierdes, con xente que ubicala na izquierda yera como de ciencia ficción.

Nacho Llope
El casu ye que’l conflictu nun estalló por ná ideolóxico. Oxalá se hubiese dáo, eso significaría que Coalición Asturiana consolidábase como alternativa política y que tenía la suficiente masa crítica como pa dar llugar a esi debate. El problema ye que nun dio tiempu, nun dio tiempu porque aquello implotó, nun por un problema políticu, sinon pola zafiedá personal d’un suxetu. Eso ye lo dramático del asuntu.

Otru asistente
Bueno, el xen del asturianismu, faciendo mecigaya entre rexonalismu y nacionalismu, diríase que tiende más a la izquierda, ye dicir, ¿pensais que dende la transición el movimimentu ta venceyáu más o menos a la izquierda?

Patrick Zimmerman
Sí, si lo ta, y esi ye un cálter marcable que lu diferencia de los demás del Estáu Español. Nos últimos 30 años nunca hubo un asturianismu fuerte de dereches, salvo delles persones, casos aislaos.

Xosé Lluis Carmona
Hai una cosa que me prestaría que tuviéremos en cuenta. Si ye verdá que’l PSPA yera un partíu bastante numerosu de xente mui comprometía con Asturies y asturianista, ¿qué fue d’ella?, ¿a onde fue?.

Yo creo que xugó un papel. Y una vez que’l PSPA s’integra dientro’l PSOE, el PSOE diseña tres grandes bloques d’especialización.

Una serie de xente que vien del PSOE más hestóricu dedícase a llevar el partíu, la FSA, el movimientu obreru, el sindicatu, la UGT, y aquellos que veníen del PSP, que se ocupen d’esto de la autonomía. Eso que nos cayó encima, con Pedro de Silva y demás, estes coses, que se dediquen a elles.

Y dedicáronse, solo que baxo la bota dura y potente de José Ángel Fernández Villa, que yera’l que al final alministraba y manexaba too aquello, colo cual fue de nuevo un asturianismu fustráu, fustráu dentro’l PSOE.

Patrick Zimmerman
Dellos marcharon, el bloque más asturianista marchó, Xuan Xosé, Chus Cañedo, Carlos Rubiera, incluso Pedro de Silva.

Xosé Lluis Carmona
Una bona parte del primer gobiernu de Pedro de Silva son militantes del PSP, nun sólo del PSP, sinon de Democracia Socialista Asturiana. Y nel segundu gobiernu tovía hai unos cuantos. Y llueu ya ye cuando too eso desaparez, incluso Pedro de Silva marcha, desesperáu.

Mira que-y dimos, llamámoslu de too, pero nunca hubo un Presidente del Principáu que tuviera una idea d’Asturies tan clara y tan perfilada como entidá hestórica, como suxetu políticu. Fue un prisioneru de la so organización, nin más nin menos.

Xelu Neira
Respeutu a Villa y el SOMA que apuntásteis antes, ¿cual fue’l so papel na transición?

Nacho Llope
Villa ye’l gran hermanu d’Asturies na dómina aquella.

Xosé Lluis Carmona
Y algo más allá. Villa ye’l home del guerrismu n’Asturies, ye l’home de la izquierda ortodoxa del Partíu Socialista n’Asturies. Esa izquierda ortodoxa siempre tuvo una idea que ye que hai una serie de problemes nacionales que ya se nos fueren de les manes y nun hai más remediu que aguantalos y negociar, pero nun se nos va ún más.
Entós nel tema d’Asturies, ehí nun puede nacer otru problema como el de Galicia, el d’Euskadi o el de Cataluña de ningún mou, y hai que combatilo.
Yo nun digo que Villa se dedicara tolos díes, de la que se llevantaba, a combatir l’asturiano, pero a nada que se-y pusiera esi problema encima la mesa, teníalo mui claro.

Nacho Llope
Ya incrustóse nel ADN de la Federación Socialista Asturiana hasta güei. Ye constitutivu del so núcleu duru ideolóxicu.
En Les Noticies, na so primera época, publicóse en dos o tres entregues, nel ochentaimunchos o noventaypocos, nun m’alcuerdo bien, una filtración d’unos documentos de trabayu de la FSA, del núcleu de Xixón, que fizo Jorge Fernández León y l’entos presidente del Atenéu de la Calzada.

Xosé Lluis Carmona
Que por ciertu, tuvo afiliau a la UNA. ¿qué coses, non?

Nacho Llope
Pues bien, el resumen d’aquello yera que la incorporación a la modernidá d’Asturies pasaba pola terminación de les señes d’identidá que la llastraben col sieglu XIX, y d’ehí la doctrina del escesu identitariu de Javier Fernández.
¿Qué ye un escesu identitariu?. La mera existencia d’Asturies ye un escesu identitariu.
Y eso nun ye negociable. Lo único que puede doblar a la FSA ye una coyuntura electoral pola que tengan que negociar a la fuerza. Nun hai otra.

Patrick Zimmerman
Una cosa que ye pa notase na transición con Unidá Rexonalista o del CNA, ye que, por exemplu’l BNG fala en galego sobre coses como la economía o los campesinos, pero quizás un de los errores tácticos del asturianismu, que venía probablemente de la so procedencia universitaria, fue que la llingua fue central, lo que ye entendible, claro, pero a veces foi una obsesión.

La llingüa ye bastante importante, claro, pero pa normalizala, hai que usála normalmente, falando d’otres coses incluso.
Quizás eso venía del sector de la Academia de la Llingüa, que siempre falen de la llingüa, que ye lo que conocen ellos, son toos llingüistes menos ún o dos, pero ye bastante evidente que políticamente la xente nun vota pola llingüa sólo, aunque tien afección a la llingüa, tien simpatía por ella.

Y tamién, la llingüa nos años setenta y na transición, taba vinculada a otros conceutos como democracia, autonomía, modernismu o llibertá. Había una vinculación bastante fuerte entre estos conceutos, igual que pasaba en Galicia, en Cataluña o el Pais Vascu.

Falar pola llingüa asturiana foi falar pola democracia. Pero ya nos años ochenta nun había esa vinculación tan fuerte, y eso foi por causa de los políticos ya asentáos, que ficieron por quitar esa vinculación pa evitar el nacionalismu.

Nacho Llope
Eso definíalo’l roxu mui bien con aquello de que´l bable nun da votos.

Xosé Lluis Carmona
Otru que xugó un papel mui importante, mui importante na transición, nun sabemos hasta qué puntu, foi el Partíu Comunista d’España, que yera, hasta que hubo elecciones y se vio la fuerza de ca ún, el partíu hexemónicu de la izquierda n’España. Esi PCE, que tien una capacidá de convicción, una credibilidá y una lexitimación ante tola izquierda militante y simpatizante por haber entregáo munchu dolor, muncha sangre y munchu sufrimientu durante años cuando los demás nun apaecíen en dengún llau, nunca esi partíu dexó’l centralismu y nunca apostó por ello.
Habíen de pasar unos cuantos años pa que’l PCE cambie.

Un asistente
Nun suelo asistir a esti tipu de llamentos colectivos de, en qué nos equivocamos, qué fue lo que falló, pero conozco un poco lo de los peceros o filopeceros, y tienen un mosqueo ya nun tanto porque nun ganaron les elecciones sinon porque’l PSOE los triplicó’n votos.

Y rápidamente comiencen les cascades d’acusaciones personales, de señalar a los traidores, d’obsesionase con microdetalles como el color rosa de los carteles, y les razones poles que fracasa una fuerza política creo que son mas profundes que porque Masip era un cabrón o que Carrillo era un traidor.

Si queremos distancianos un poco y facer un análisis seriu, lo que habría que preguntase yo creo que ye, ¿qué razón existía pa que´l PCE tuviese que ganar les elecciones o tener munchos más votos?, y yo creo que vosotros tendríais que preguntavos algo así, ¿existió alguna razón pa que l’asturianismu tuviese que ser una fuerza importante na transición?

Otru asistente
Yo creo que había una razón mui poderosa que ye que los asturianistes votaron izquierdes. Eso que falábais enantes de que’l nacionalismu asturianu ye de izquierdes, ahí, na transición, los asturianistes nun yeren tovía nacionalistes, yeren xente que votaba izquierdes y eso marcó munches coses pal futuru.

Patrick Zimmerman
Y el PSOE tenía la idea esplícita d’ocupar tol espaciu a la izquierda de la UCD, polo que munches de les maniobres que se tienen visto como antiasturianistes, fueron, probablemente, más bien anticomunistes.

Xosé Lluis Carmona
Yendo al primer plantiamientu, ye verdá que’l asturianismu somos un movimientu llorón, igual que’l primer comunismu español ye un movimientu llorón.

Los dos son movimientos que lloren una pérdida. El partíu comunista de los años setenta pierde y nun ye capaz de comprender que siendo l’unicu movimientu organizáu, teniendo a los meyores, habiendo entregáo sangre sudor y llárimes, eso nun se traduzca’n votos y pierda la so hexemonia del antifranquismu frente a un partíu que nun existía en ningún sitiu, sólo unes sigles y munchu dineru.

Pero al movimientu asturianista, naquel momentu ye imposible que-y pueda pasar eso porque yera una fuerza absolutamente imberbe, pero tien el so momentu de dolor nel añu noventa y un, cuando después de haber trabayáo y creao de la nada una alternativa, de poder ser receptivu a los medios de comunicación y llegar a parte de la sociedá, échalo too pola borda pol caprichu d’una persona.

Nacho Llope
Eso ye lo dramático, y hai otra razón. No tocántenes al PCE, el franquismu o el tardofranquismu necesitaba un interlocutor na izquierda, y escoyó al interlocutor que más-y convenía, y el que más-y convenía nun yera’l PCE, sinon que yera dalgo socialdemócrata que s’adaptaba pertectamente al modelu de democracia occidental, y que además tenía a Alemania detrás dando pasta y a sectores del partíu demócrata d’Estaos Xuníos.

O seya l’interlocutor válidu del momentu yera Felipe González. De fechu la campaña electoral del 79 fízola la televisión española franquista y la prensa franquista y gratis. Y eso nun ye que pese, eso determina.
Daime a mi agora una televisión y un periódicu y tenemos un diputáu nacionalista.

Xelu Neira
Bueno, ya va siendo la hora, creo que fueron saliendo equí bastantes coses y conclusiones, pero, buscando que puedan ser aplicables agora, lo que propondría ye un últimu turnu de participación, y quería espuntar dos o tres opiniones por si consideráis que pueda ser inteserante tocáles.

Una ta en relación colos errores y les males decisiones tomáes n’aquellos momentos y que motivaron a muncha xente a dexálo y esapaecer. Y la pregunta ye ¿esa xente será recuperable?, ¿habría forma de que volvieren a participar?

La segunda vien xunida a esta, ¿hai posibilidá de que surda un movimientu nacionalista a día de güei, visto lo visto?

Y la tercera cuestión que tamién me prestaba que se comentase ta n’invertir un poco la posición. Tamos falando de que si nun llega’l mensaxe, de que si con un periódicu íbamos a sacar daqué, y entos, la pregunta al revés ye ¿y por qué nun hai grupos de ganaderos por Asturies, o grupos de montañeros polo asturiano? ¿por qué nun hai un movimientu del pueblu, de grupos normales de cai, d’asociaciones de vecinos, que tengan un calter nacionalista y que seríen los que daríen cuerpu a un movimientu nacionalista potente?

Nacho Llope
Respondiendo a la primera, recuperables hailos que non, de dempués del 91 y la coyuntura aquella ye imposible, porque rompieron sicolóxicamente la so vinculación con una historia asina y además desde’l puntu de vista individual y personal.

Respeuto a un movimientu nacionaliegu, home si, hailu, pequeñu pero hailu, de fechu continúa, y tien una incidencia social y electoral mayor inclusu de la que supón la so materia militante.

Y no tocántenes al por qué, hai un problema estructural n’Asturies, que ye’l demográficu. Normalmente los movimientos que impugnen l’estáu actual de coses, onde medren ye n’una franxa d’edá que ye na que se va formando la conciencia y la forma de mirar el mundu.

Esa franxa d’edá n’Asturies nun existe prácticamente, o existe fuera d’Asturies. Ye decir, la franxa d’edá que sería la base social d’un movimientu de tipu nacionalista o asturianista na pirámide poblacional tien dos bocaos tanto n’homes como en muyeres, y esos dos bocaos determinen fatalmente la masa crítica que un movimientu asina pué llegar a tener, y eso ye dalgo que vien determinao pola propia estructura sociodemográfica d’Asturies y nun ye modificable pola actividá política nacionalista.

Ye un fechu dau onde lo único que pués facer ye adaptate ya intentar sacá-y partíu, pero eso ye una dificultá estructural terrible.

Nun hai mozos, que son precísamente la base social de un movimientu asina de mano. Y a partir d’ehí puedes llegar a otros sectores sociales, pero ye imposible plantear que un ganaderu de cincuenta y tantos años modifique la so forma de ver el mundu a través de lo asturiano. Podría ser a través del nietu, una vez que’l buelu vea cómo’l nietu actúa, puede camudar la so forma de ver el mundu, pero’l buelu solu nun ye socialmente posible, y non sólo n’Asturies, sinon en ningún llugar del mundu.

Polo tanto, ¿por qué vamos pedir que pasen n’Asturies coses que nun puen pasar pola propia naturaleza de la situación? Nun ye posible. Y eso ye lo que nos condena’n parte a la marxinalidá social.

Patrick Zimmerman
Otru problema ye que tenemos equí los mesmos dirixentes de los años setenta. Tolos entonces fueren mui mozos. Eso ye causa demográfica tamién.

Nacho Llope
Si, si, decialo al principiu cuando comentaba qu’equí la transición nun acabó. Sigue´l mesmu réxime. El réxime que s’implantó na preautonomía ye’l vixente a día de güei.

Patrick Zimmerman
L’únicu que se fue foi Rafael Fernández, claro, la bioloxía a veces ye inesorable.

Xosé Lluis Carmona
Pola mio parte sólo una conclusión, porque les más negatives guárdomeles, aunque nun me lo toméis demasiao’n serio.

Va dos o tres años, ún paseaba por Xixón, polos patios de los colexos, polos parques, y vía munchos guah.es xugango al fútbol con camisetes del Madrí o del Barcelona. Llueu el Sporting subió a primera división y agora los mesmos güah.es ya tienen les camisetes roxiblanques, y nel Molinón, en vez de haber doce mil, hai ventitres mil persones.

La xente va col ganador. Si’l movimientu asturianista ye capaz de colocase n’algún sitiu, el que coló tornará, y el que nun tuvo, tará.

Un asistente
Bueno, nun ye por fundir la to argumentación, pero yo soi carbayón y ellí los güah.es van cola camisera del Uviéu. L’Uviéu ye un ganador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Organizaciones polítiques. Guarda el enlace permanente.