Valoración de la Dirección Nacional d’IAS de les elecciones del 25 de mayu (2003)

Pasante yá un mes de la celebración de les elecciones municipales y autonómiques del 25 de mayu, la Dirección Nacional d’Izquierda Asturiana quier face-y llegar a la opinión pública la so valoración de los resultaos, de les perspectives polítiques que s’abren y de les llinies d’actuación peles que tien pensao empobinar el nuestru partíu.

1. El bipartidismu turnista refuérciase:

Una de les primeres valoraciones obligaes del resultáu de les elecciones autonómiques ye’l fechu de que la suma d’escaños de los dos partíos turnistes del réxime de la 2ª Restauración algama, por primer vez dende la entrada en vigor del Estatutu d’autonomía, más del 90% de los escaños (41 sobre 45) col 79’3% los votos. Ye una situación semeya a la de 1983, cuando nes primeres elecciones autonómiques la suma del PSOE y l’antecesor directu del PP (la coalición AP-PDP-UL) sumaron 40 escaños col 82% los votos. Ye tamién la primer vez dende 1983 en que namás va haber tres fuercies polítiques representaes na cámara lexislativa, yá que dende 1987 hasta 2003 siempre algamaron representación institucional opciones polítiques qu’ocupaben un espaciu políticu intermediu ente’l PSOE y el PP (en 1987 y 1991 el CDS, en 1991 y 1995 el PAS, en 1999 la URAS). En conclusión: l’actual mapa políticu asturianu vese apoderáu pol bipartidismu d’una forma abondo peligrosa pa la pluralidá política y ideolóxica del país. Anque nel ámbitu local la rialidá político-electoral ye muncho más plural, nel autonómicu y l’estatal el pesu del PSOE-PP ye mayor que nunca.

2. El PP ye’l vencedor (in)moral d’estes elecciones:

El Partíu Popular ye’l vencedor moral d’estes elecciones, al ser quien a recuperar la mayor parte del votu de la URAS, ganar por primer vez na hestoria unes elecciones municipales n’Asturies y cuasi empatar cola FSA-PSOE nes autonómiques: xube de 198.000 a 238.000 votos (del 32.3 a 39.3%) y de 15 a 19 escaños. Refuercia la mayoría absoluta n’Uviéu, xube en Xixón depués d’unes engarradielles internes pergraves, gana n’Avilés depués de tar meses a la gueta d’un candidatu y queda por primer vez en 2u puestu en Mieres, per delantre d’IU-BA.

Esti resultáu refuercia abondo’l pesu d’Ovidio Sánchez dientro del aparatu del PP, pesie a que’l so perfil opositor na pasada lexislatura fuere’l d’una derechona maurienta, bronca y agresiva.

El PP aguantó la crisis del Prestige, la participación na guerra imperial contra Iraq, les engarradielles internes y la so imaxe reaccionaria. Y xubió. Tanto, que poco-y faltó pa ganar al PSOE. Esto amuesa les tremendes debilidaes de la esquierda y la fortaleza del pensamientu conservador nesti país, y debería ser motivu de reflesión pa esa presunta esquierda que piensa que pa presentar una alternativa real al PP ye abondo con cuatro tópicos panfletarios, ensin entrar nun ataque de fondu al discursu ideolóxicu neolliberal y españolista.

3. El proyectu lliberal-clientelista d’Areces pue vese momentániamente llendáu:

La FSA-PSOE recibió un duru castigu nestes elecciones, onde tanto propios como ayenos daben por cantada la mayoría absoluta d’Areces. El PSOE baxa n’Asturies 38.000 votos y más de seis puntos (del 45’9 al 40’3%), y pierde la mayoría absoluta al baxar de 24 a 22 diputaos. Pierde tamién la mayoría absoluta en Xixón, buque enseña del presidente, y sufre derrotes mui dolioses n’Uviéu y Avilés. L’únicu consuelu ye la recuperación de l’alcaldía de Llangréu, que refuercia al SOMA frente a los renovadores arecistes.

Esti resultáu ye más doliosu si vemos nel contestu en que se da. La victoria descomanada de 1999 vieno nun contestu de fortaleza del PP a nivel estatal, anque n’Asturies tuviera en plena rotura, mientres qu’esta victoria margoxa de 2003 dase nun contestu de teórica ofensiva estatal del PSOE y teórica baxada del PP. Amás, el gobiernu d’Areces podía presentar como superaes -anque nun seya verdá- les griesques internes de la FSA, y cacarexar sobre los presuntos -y ficticios- llogros del so gobiernu. Areces siempre fo un gran espertu en vender fumu, cosa que-y dio grandes réditos electorales de la que yera alcalde de Xixón, pero paez ser qu’esta vuelta l’inventu nun furruló. La perda de la mayoría absoluta ye un golpe duru -anque la FSA sigue amosando la mesma sobeya de siempre- yá qu’obliga a pautar y, poro, a repartir poder políticu. Y la única opción pa pautar ye IU-BA, yá que nun queden partíos “de centru” sucursalistes o asturianos con quien facelo. Eso abre un escenariu interesante, por delles razones:

a) Puede suponer pone-y llendes al avance del procesu de formación de la gran rede clientelar entamada pol sector arecista, que se superpón -cuando nun entra en conflictu- a la rede clientelar más “clásica” xestionada por Fernández Villa y el SOMA. Esti procesu, mui asemeyáu al que vivió el PRI mexicanu hai una década, cuando los sectores más averaos al clientelismu populista fueron apoderaos polos sectores modernizadores que combinaben clientelismu y neolliberalismu, podría suponer un secuestru de la sociedá civil que formalizara un modelu políticu qu’afitare mayoríes electorales del PSOE n’Asturies per décades, al traviés d’un control total de los medios de comunicación, los fondos europeos y la contratación d’obres públiques.

b) Puede torgar el procesu d’afogamientu consciente de la llingua y la identidá asturiana, radicalizáu dende la llegada al gobiernu d’Álvarez Areces, nomáu enemigu de la llingua, como tolos políticos asturianos que siempre vivieron en burbuyes ideolóxiques, en barrios socialmente elitistes o too ello a un tiempu. Los ataques del gobiernu del PSOE al apocadísimu procesu de normalización pasaron a convertise nuna auténtica guerra d’esterminiu nos dos últimos años de lexislatura, y la perda de mayoría absoluta y la necesidá de pautar con una fuercia como IU-BA, que quier presentase como’l referente de la esquierda asturianista, podríen suponer una torga a esi procesu, siempre qu’IU-BA tea al altor del papel que diz representar.

4º. El resultáu d’IU-Bloque por Asturies permíte-y convertise nel árbitru de la situación política.

IU-Bloque por Asturies ye l’otru trunfador moral, y posiblemente material, d’estes elecciones. Xube 12.000 votos respecto a 1999 y pasa del 9’0 al 11’2% y de 3 a 4 escaños. Cuantitativamente nun ye gran cosa, pero pa IU ye un resultáu positivu porque:

a) IU baxa en toles elecciones autonómiques que se celebraron el 25 de mayu, escepto n’Asturies. En Murcia, Estremadura, Castiella-La mancha, Castiella y Llión, Madrid, Cantabria, Aragón, Canaries, Baleares y La Rioja, IU baxa en votos y porcentax, anque poco. N’Asturies, xube más de dos puntos. Les otres comunidaes onde IU nun baxa ye nel País Valencianu, onde la Entesa (coalición ente EU, Los Verdes y Esquerra Valenciana) meyora nunes décimes los resultaos d’EU nel ’99), y en Navarra, onde Esker Batua recueye parte del electoráu de la proscrita Batasuna. Ye fácil camentar que la xuba d’IU débese a l’alianza con sectores del asturianismu d’esquierda.

b) La perda de la mayoría absoluta de la FSA-PSOE asitia a IU-BA como l’interlocutor privilexáu a la hora de negociar un gobiernu de coalición. El resultáu d’IU-BA ye bonu porque va supone-y pasar de la oposición al gobiernu, anque tovía nun sepamos en qué condiciones.

c) IU ta en mui bones condiciones pa convertise nel referente políticu de la mayor parte del asturianismu. Pudiendo presentase como l’alternativa posibilista pa una esquierda nacionalista que tovía nun fo, depués de venticinco años d’esistencia organizada, a afitase como proyectu seriu y reconocible pola sociedá asturiana, IU va xugar la baza de ser la organización qu’obliga al PSOE a facer concesiones, y ello con un coste políticu mui pequeñu (namás 4 de los 106 conceyales d’IU-BA son del Bloque por Asturies).

5º La URAS ve gravemente comprometíu’l so futuru políticu.

La URAS nun ye a afitar el so proyectu de rexonalismu conservador. Pierde casi 27.000 votos y baxa del 7’2 al 2’8%, perdiendo los tres escaños que ganara en 1999. Baxa de más de 80 a 29 conceyales. A menos d’un mes de pasar les elecciones, siguen les deserciones: los cinco conceyales de Valdés yá colaron pal PP, y too paez indicar que’l procesu puede acelerase nos prósimos meses, si Marqués decide retirase al so despachu d’abogáu, almitiendo la derrota de la guerra interna entamada nel PP hai más de cuatro años.

Namás dende una gran miopía política podía vese nuna escisión del PP orixinada nel repartu de prebendes el guñu d’un partíu nacionalista burgués al estilu de CiU o el PNV. Una cosa nun ye cierta únicamente porque se diga, lo mesmo que’l PP sí ye de dereches anque diga lo contrario y el PSOE nun ye socialista por muncho que lo repita.

Anque hai quien desplique’l fracasu políticu d’URAS na so falta de definición como partíu nacionalista, creemos que ye más bien tolo contrario: por mui nacionalista que se definiese, la URAS nun dexaba de ser un proyectu conservador autonomista, basáu en sectores sociales que tienen como ámbitu natural de representación política al PP. La rotura del mesmu nun vieno dada por nenguna cuestión nacional (meses anantes del españíu taben xuntos votando la incalificable reforma estatutaria de 1998) sinón por cuestiones de repartu de fondos europeos, contrata d’obres públiques y axustes de cuentes ente sectores empresariales. La vocación autonomista d’URAS fo una pose obligada pa estremase d’un PP del que’l nuevu partíu surdía. A falta de meyores banderes, garraron l’asturiana. La seriedá d’esi compromisu vióse no poco que tardaron la mitá de los cargos públicos d’URAS, incluyendo fundadores como Guerrero, en volver pal PP cuando ésti ufrió un reingresu honrosu.

Hai que reconocer que dellos sectores nacionalistes apostaron pola URAS, con una inxenuidá qu’ellos creyeron maquiavelismu. La mayoría colaron pa casa o pa otres opciones cuando vieron lo que yera en rialidá. Los más necios siguen apostando pol escenariu d’una URAS ensin Sergio Marqués, que ye como dicir un CDS ensin Adolfo Suárez.

6º El Partíu Asturianista ta feríu de muerte.

El Partíu Asturianista (PAS) sal tocáu de muerte nestes elecciones. Non solo nun recupera l’escañu perdíu en 1999, sinón que baxa de 15.800 a 11.100 votos (del 2’6 al 1’8%), y baxa de 12 conceyales en 1999 a 3 (2 en Grandas de Salime y 1 en Bimenes). El PAS, como la URAS, ye un partíu que pola so orientación ideolóxica, la so estructura y el tipu d’actividá que desendolca tien que tar nes instituciones. Ensin conceyales nin diputaos, el PAS nun cabe nel mapa políticu, nun ye a medrar nin a influyir políticamente.

El PAS, depués de la so derrota de 1999, vio la so salida de la Xunta Xeneral como daqué coyuntural. Nun fexo una autocrítica pola política desendolcada n’ocho años nel parlamentu, nun fexo un esfuerzu por recuperar les escisiones de Nava y Villaviciosa, nun modificó la so llinia política lliberal de centru-derecha, nun intentó convertise nun partíu popular, entemecíu nos movimientos sociales. Siguió xugando a lo políticamente correcho del discursu imperante, burllándose del movimientu antiglobalización, despreciando al movimientu de recuperación llingüística, apuntándose al movimientu antibelicista namás cuando yera una marea imparable. Pensó que los sos problemes iguaríense solos cola vuelta al Parlamentu. Pa ello, nun duldó en repitir la operación de presentar decenes de candidatures locales, la mayoría d’elles con paracaidistes, p’arrastrar votu pa les autonómiques. La operación nun salió: el PAS queda fuera de la Xunta Xeneral, baxa en votos y pierde cásique tolos conceyales que-y quedaben.

Les declaraciones del presidente del PAS, Xuan Xosé Sánchez Vicente, depués de les elecciones son les d’un home derrotáu, que fala de la integración nel PP o nel PSOE. Pal so partíu queden poques opciones pa torgar la “CDSización”: o intentar la converxencia colos restos d’URAS que quieran refundar un proyectu asturianista de centru-derecha o apostar por un frente ampliu col asturianismu d’esquierda dende posiciones polítiques alloñaes a les que vieno siguiendo hata agora.

7º. Los Verdes son un actor más de la política asturiana.

El resultáu electoral de Los Verdes-Izquierda Verde d’Asturies ye positivu: dobla los resultaos de 1999 y pasa de 3.069 votos (0’5%) a 6.221 (1’0%). Nes elecciones locales, saca resultaos dignos (más del 1’0%) en tolos conceyos onde se presenta, llegando a un meritoriu 3’6% nel conceyu de Siero, anque nun saca nengún conceyal.

Estos resultaos puen permitir a LVIVA convertise nun referente políticu pa un sector de la esquierda asturiana (son la opción d’esquierda que más votos saca depués d’IU-BA tanto nes municipales como nes autonómiques) si nun cometen l’error que yá fexeron otres veces d’inhibise dafechu del trabayu nos movimientos sociales y nun tener presencia pública hasta les prósimes elecciones. Pueden tamién convertise nun interlocutor interesante pa la esquierda nacionalista si son a dir más p’allá nel so discursu asturianu, que de momentu nun pasa de lo políticamente correcho dientro de la esquierda.

8º. Andecha Astur nun ye quien a llevantar un polu d’esquierda nacionalista.

Andecha Astur medra, yá que pasa de 2.200 votos a 3.800 (del 0’4% al 0’6%). Nes elecciones municipales algama 4.000 votos y pasa de 1 conceyal (Riosa) a 2 (Riosa y Carreño). Depués de trece años d’esistencia, tar presente d’una forma u otra en toles elecciones qu’hubo n’Asturies dende 1991, facer campañes millonaries y esparder la sigla, sacar el 0’6% nun ye un gran resultáu. Anque xube en votos, y amuesa con ello una tendencia al alza, estos resultaos dexen claro qu’Andecha nun medra non porque la xente nun la conoza, sinón precisamenente porque la conoz.

La dirección d’Andecha tenía espectatives mui altes pa estes elecciones, falando incluso de 10 ó 12 conceyales, participar en gobiernos locales y convertise na fuercia asturianista más votada con un mínimu de 7.000 votos. Pa cumpliles, xugóse a operaciones duldoses mui del estilu del PAS, como presentar candidatures locales con paracaidistes qu’en dellos casos algamaron menos votos que miembros de la candidatura (Ribera, Tameza…). Les espectatives nun se cumplieron en nengún casu, anque en dellos conceyos los resultaos fueron mui curiosos, como’l 9’0% de Riosa, qu’afita la conceyalía qu’Andecha tien dende 1995, y el 5’7% de Carreño, que-yos permite entrar, y mui merecidamente, por primer vez na corporación. En dellos otros los resultaos son mui bonos pero non abondos pa sacar conceyales: Andecha pasa del 5% en Morcín, Noreña y Parres. Sicasí, n’otros conceyos los resultaos son mui probes: Andecha nun llega al 1’0% en nengún de los ocho conceyos asturianos de más de 20.000 habitantes (Uviéu, Xixón, Avilés, Mieres, Llangréu, Siero, Samartín del Rei Aurelio y Castrillón), lo qu’amuesa que tovía nun tien un proyectu orgánicamente afitáu a nivel nacional, sacante conceyos concretos (pero medios o pequeños) que son la so principal cantera de votos. En dellos conceyos, como Castrillón o Corvera, onde Andecha presentaba como candidatu a l’alcaldía a quien yá lo fuere pol PAS, el Partíu Asturianista sacó más votos con llistes formaes dafechu por paracaidistes, lo qu’amuesa que’l votu referencial asturianista nun va pa opciones como Andecha Astur.

Andecha Astur nun convence porque’l so proyectu presenta munches arestes, porque tien una visión maniquea de la política asturiana y de los sos actores, porque casi nunca participa con otres fuercies de la esquierda nos movimientos sociales, porque tien un plantegamientu esencialista que combina postures de másimos -y mui discutibles- na cuestión nacional pero con grandes y incomprensibles ambigüedaes n’otres cuestiones. El so mimetismu n’estética y conseñes pon-y fácil a dellos sectores la so identificación, por inxusta que seya, con proyectos políticos foriatos y claramente criminalizaos. Los sos resultaos amuesen que son un actor más na esquierda y nel asturianismu, pero non el referente más p’allá de la so militancia.

9º. Izquierda Asturiana (IAS) perafítase na validez del so proyectu al tiempu qu’apuesta por alcuerdos más amplios.

Izquierda Asturiana (IAS) tuvo presente d’una forma discreta nestes elecciones, que foron les primeres nes que’l nuestru partíu se presentaba baxo les sos propies sigles. El nuestru partíu, pesie a esistir formalmente dende hai una década, nun entamó a tener una actividá pública constante hasta la nuestra salida del BIA en payares de 2001. Sabiendo que la nuestra xera yera tovía la de salir de les catacumbes, y descartaes les coaliciones con quien mos les propunxo (PAS y IU-Bloque por Asturies), entendimos que la nuestra presencia electoral nes elecciones autonómiques nun podía tener otra función que la propagandística, esto ye, la d’espardir la sigla y el proyectu d’IAS, yá que yéremos conscientes de que’l resultáu electoral, dada la situación de dispersión del asturianismu, nun podía ser mui aquello. D’otru llau, nun queríemos ser partícipes de la imaxe de balcanización de la esquierda asturianista, compitiendo nunes elecciones con quien facía grandes apuestes, bien por convertise nel referente nacionalista, bien por condicionar el futuru gobiernu.

Descartada la presencia nes elecciones autonómiques, plantegóse la posibilidá de concurrir a les municipales. Les más de les agrupaciones locales d’IAS optaron pola inhibición electoral (anque n’Avilés militantes d’IAS participaron como independientes na llista de Los Verdes-Iniciativa Ciudadana), yá qu’entendieron que la situación de los sos respectivos conceyos yera semeya a la del conxuntu del país: nun se presentar por meru testimonialismu, nun entrar en competencia directa con otres fuercies asturianistes, nun contribuyir a la dispersión del votu de la esquierda nacionalista.

Paradóxicamente, foi nos conceyos de Mieres (49.000 habitantes) y Piloña (8.700), onde más reciente yera la presencia d’IAS, onde se plantegó presentase. Les condiciones marcaes yeren: a) Facelo con llistes formaes íntegramente por persones vinculaes dafechu al conceyu por nacimientu, residencia o trabayu, ensin nengún tipu de paracaidistes, b) Averar al proyectu d’IAS a sectores dispersos del asturianismu y de la esquierda, provinientes d’otres fuercies y anguaño desencantaos políticamente, c) Facelo con un programa municipal seriu, basáu nun análisis realista de la situación del conceyu y con propuestes novedoses y interesantes. Los oxetivos nun se centraben n’algamar representación nesta ocasión (imposible nel casu de Mieres, practicamente nel casu de Piloña) como dar a conocer el proyectu, sacar un númberu dignu de votos y convertise nel referente asturianista nel conceyu. Dende esi puntu de vista, n’IAS podemos dicir que los oxetivos marcaos cumpliéronse dafechu, siendo conscientes de la modestia y al empar realismu de los mesmos.

En Mieres, depués de facese pública la intención d’IAS de presentase, Los Verdes-Izquierda Verde d’Asturies púnxose en contactu col nuestru partíu pa negociar una coalición electoral local. LVIVA, que yá se presentare nel conceyu en 1995 y en 1999, taba anguaño ensin presencia organizada en Mieres y ufrió un alcuerdu sobre la base del programa, la candidatura y la campaña d’IAS. Aceptada la propuesta, formalizóse la coalición Izquierda Asturiana-Los Verdes (IAS-Verdes), onde LVIVA apurrió cinco persones pa la llista. El cabeza de llista foi Faustino Zapico, portavoz de la Dirección Nacional d’IAS. El resultáu electoral (1’36%) supunxo doblar los resultaos de Los Verdes y triplicar los del BIA de 1999, convirtiendo a IAS na cuarta fuercia política mierense -detrás de PSOE, PP y IU-BA, y delantre del PAS, URAS, PCPE y Andecha Astur- y nel únicu referente asturianista organizáu nel conceyu. Ye la primer vez que la esquierda nacionalista perpasa la barrera del 1% nun conceyu de más de 20.000 habitantes. Les perspectives d’afitar el proyectu son mui bones, especialmente cola incorporación a la candidatura y posteriormente a IAS de bona parte de les persones que formaron la llista de la Coalición Asturiana PAS-UNA de 1991.

En Piloña IAS formó una candidatura sobre la base de los sos militantes y colectivos de persones vinculaes a la defensa del ingresu de Piloña na Comarca de la Sidra. El candidatu a l’alcaldía, José Angel García, Allende, fuera candidatu pol PAS en 1995. Na presentación de la cadidatura contóse cola presencia del presidente de la Comarca de la Sidra y alcalde saliente de Nava, Xulián Fernández Montes, proviniente del PAS. Depués d’una campaña onde la nota de color púnxola una IU enfotada n’atacar y desfacer la candidatura d’Izquierda Asturiana, el resultáu electoral foi del 5’27%, siendo IAS la tercer fuercia política del conceyu -detrás del PP y del PSOE-, doblando en votos a IU y quedando mui per delantre d’URAS, PAS y Andecha Astur. Anque nun se sacó representación institucional por un garapiellu de votos, IAS foi l’auténticu ganador moral de les elecciones, yá que nunos pocos meses foi quien a convertise na tercer fuercia política de Piloña, mui per delantre d’otres opciones que llevaben yá años de presencia organizada. Amás, el sorpasso a IU-BA ye especialmente importante porque ye la primer vez n’Asturies qu’una fuercia de la esquierda nacionalista saca más votos qu’Izquierda Unida. Anque ye evidente que ye más facil perpasar a IU en Piloña que n’otros conceyos de fuerte tradición y puxu del PCE, ye un datu a tener en cuenta que la primer fuercia en facelo seya IAS.

En resume, la valoración que fai IAS de la so presencia nestes elecciones ye enforma positiva: no organizativo, porque fiximos una bona campaña y medramos en militantes; no político, porque fuimos a centrar el debate electoral coles nuestres propuestes, especialmente en Piloña onde tola campaña xiró alrodiu de les iniciatives d’IAS; no electoral, porque onde mos presentamos sacamos unos resultaos dignos que mos convierten nel referente asturianista del conceyu. Esta valoración parte d’asumir la modestia de los nuesos oxetivos; ye una valoración positiva porque lo algamao ta acordies o supera lo previsto de mano, non porque lo algamao es sí seya daqué especialmente significativo nel marcu global de la política asturiana. Cenciellamente confirmamos que los nuesos análisis y previsiones, a diferencia de los d’otros, son acertaos.

En tou casu, nun vamos cayer en trunfalismos fatos, dau’l resultáu global d’estes elecciones: el PSOE y el PP tienen casi el 80% del votu popular, nun hai nengún diputáu asturianista ente los 45 que componen la Xunta Xeneral, la esquierda nacionalista nun llega al 1% del votu en tol país, y namás tien 6 conceyales -8 si sumamos los 2 d’Asturianistes por Nava-, de los cualos 4 sonlo en coalición con IU, depués de venticinco años de presencia organizada nel país.

10. Esta lexislatura, paradóxicamente, puede ser la de l’articulación d’un proyectu seriu de la esquierda nacionalista.

Partiendo del reconocimientu de la situación de debilidá del asturianismu políticu, dende IAS entendemos qu’estes elecciones puen abrir un procesu perinteresante onde seya posible articular un proyectu nacional dende la esquierda.

Ye la primer vez, anque seya al traviés de l’alianza con IU y non por sigo mesma, qu’un sector de la esquierda nacionalista -Bloque por Asturies- ta presente nes negociaciones de les que va salir el futuru gobiernu. Ello ye asina porque IU necesitó una apertura hacia l’asturianismu pa medrar en votos y n’influencia política, y eso ye importante y positivo p’Asturies.

Agora bien, el Bloque por Asturies tien que demostrar que ye quien a cumplir lo que prometió na campaña pa ganar el votu nacionalista: oficialidá, reforma estatutaria, normalización llingüística, etc. y la correlación de fuercies ye la que ye: 4 conceyales de los 106 d’IU-BA y 0 diputaos de los 4. Les negociaciones FSA-IU-BA avancen y ca vuelta paez tar más lloñe la oficialidá y la reforma estatutaria, y tarmién ta más claro qu’IU nun lo pon como conditio sine qua non pa pautar un gobiernu de coalición pol que munchos sectores de la coalición lleven años naguando. Presionará, negociará… y cederá, porque pa IU, con ser una parte importante del so programa -hai que reconocelo- nun forma parte del nucleu duru, irrenunciable, del so proyectu. Amás, les propies bases y cuadros d’IU nun diben aceptar na so mayoría que nun se llegare a un alcuerdu únicamente por esa cuestión. Evidentemente, si envede 4 diputaos d’IU-BA fueren 4 diputaos de la esquierda nacionalista, eses reivindicaciones seríen puntos irrenunciables dafechu y condiciones imprescindibles a la hora de negociar.

¿Quién tien más que perder? Quien apostó por esa vía y sobrevaloró les sos posibilidaes, evidentemente. Algamar la oficialidá sería un gran trunfu d’IU. Nun la algamar sería un gran fracasu del Bloque por Asturies. Teniendo en cuenta cómo tán les coses, lo más probable ye que se llegue a un alcuerdu sobre la base de desendolcar la Llei d’Usu, avanzar nel currículum educativu y dellos xestos de cara a la galería, ente ellos una cierta asturianización estética de la FSA. Too ello per cuatro años y en 2007, si se repite la situación y la FSA necesita d’IU pa formar gobiernu, entós igual ye posible negociar la oficialidá, suponiendo que l’apueste asturianizante d’IU vaiga en serio y nun quede pa prau, como pasó nos dos años posteriores a les elecciones de 1999.

Pase lo que pase, n’IAS entendemos que d’esti procesu van aprendese llecciones mui interesantes pal nacionalismu asturianu: yá vimos les llendes del testimonialismu y vamos ver les del posibilismu, por mui bien intencionáu que seya.

N’Asturies llevamos un cuartu de sieglu d’esistencia de proyectos políticos del asturianismu d’esquierda, qu’ensayaron distintes estratexes. Nengún d’ellos cuayó. Nun cuayaron les propuestes posibilistes, qu’acabaron nel oportunismu más escandalosu, como tampoco cuayen los proyectos masimalistes mazcaraos de radicalismu estéticu. La UNA morrió, el BIA tamién, y los qu’apostaron nestes elecciones por afitase nun lo fexeron: el PAS nun avanza y recula tanto que ta pa morrer; Andecha Astur nun se convierte nel referente asturianista y medra mui per debaxo de les sos espectatives; el Bloque por Asturies nun va algamar los oxetivos que presentó como irrenunciables y polos cualos defendía la converxencia con IU. El masimalismu nun cuaya. El posibilismu amuesa les sos llendes. Nun hai atayos. Los proyectos mentaos tán escosos y ensin alternatives.

IAS nun se presentó a estes elecciones autonómiques pa nun contribuyir a la dispersión del votu asturianista y pa da-y un marxe de confianza a otres opciones. Nenguna algamó los sos oxetivos, y eso foi asina polos errores propios. Tando asina les coses, el nuestru partíu entiende que ye’l momentu d’apostar en serio pol so propiu proyectu políticu: el del socialismu democráticu y radical, el del republicanismu asturianista.

Pa nós yá valió de prudencia escesiva. Ye hora d’avanzar na construcción del nuestru proyectu, ensin renunciar a la converxencia en proyectos más amplios, pero siempre dende l’autonomía y la coherencia interna. El III congresu d’IAS, a celebrar a lo cabero d’esti añu, tien de ser el momentu clave de llanzamientu de la nuestra alternativa política. Y vamos facelo. Porque ye posible, y porque ye necesario.

N’Uviéu, a 27 de xunu de 2003

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IAS, Nacionalismu. Guarda el enlace permanente.