8 de Setiembre: Dia d’Asturies

Asturies.com – Redacción

08/09/2010

¿Por qué l’ocho de setiembre?

Nun se sabe con precisión l’aniciu de la fiesta relixosa del 8 de setiembre, anque bien ye verdá que la fiesta mariana que se convertió nel Día oficial d’Asturies garró bien de puxu tanto dende dientro como dende fuera, gracies a la emigración asturiana, que dende’l sieglu XIX celebraba -y celebra- el Día de la Santina como fiesta d’afirmación astur. Que se sepa, el 8 de setiembre nun tien rellación cola fecha de la batalla de Cuadonga, que polos datos que se tienen, asocedió a últimos del mes de mayu del 722.

Cola llegada de la democracia a mediaos de los 70 y cola creación del estáu de les autonomíes cada comunidá autónoma tenía que tener una xornada de fiesta. Ello entamó un debate sobre cuál yera’l día más afayadizu p’Asturies que s’organizó ente dos feches. Mientres una parte de los partíos políticos y de la sociedá defendíen la fecha del 8 de setiembre, llevando la fiesta relixosa al terrén de lo civil, otru grupu de pensamientu, nel que rescamplaba la presencia de Conceyu Bable, reivindicaba la fecha del 25 de mayu, n’alcordanza del llevantamientu de la Xunta Xeneral d’Asturies, que declaró nel 1808 la soberanía d’Asturies pa defendese de la invasión de la tropa napoleónica. A la fin, foi’l mesmu Gobiernu asturianu de la primer llexislatura de l’autonomía’l qu’escoyó’l 8 de setiembre como Día d’Asturies nos términos en que se recueye na llei 5/1984, de 28 de xunu.

La batalla imposible

Anque tolos historiadores tan d’alcuerdu en dar Cuadonga como’l puntu en qu’entamó un movimientu d’oposición organizáu al poder musulmán, el papel de l’amarraza que se desarrolló nel añu 722 nel Monte Auseva como mitu fundacional del reinu astur dio llugar a que les cróniques inflaren la importancia de la batalla hasta pintala como un socesu de proporciones descomanaes yá nes últimes fases del Reinu asturianu.

Asina, acordies coles dos versiones que se conserven de la Crónica d’Alfonso III, que ye aprosimadamente del añu 900, el númberu de combatientes musulmanes que participaron en Cuadonga foi de cerca de 187.000, de los que tendríen muerto na batalla sobre 124.000 y otros 63.000 enterraos por un argayu en Cosgaya, una masacre que malamente concasa coles proyecciones demográfiques históriques nin muncho menos coles dimensiones del escenariu de batalla.

La crónica albeldense asela la mistificación y ensin facer referencia a númberos namás fai referencia a les consecuencies de la batalla, sorrayando la “aniquilación del enemigu ismaelita” y la muerte de los líderes musulmanes. D’otra manera, la Crónica Mozárabe del 754 nin siquiera fai referencia a la batalla, aportando un puntu d’escepticismu sobre la so importancia.

Cuadonga, el llugar

Cuadonga ye anguaño ún de los destinos turísticos más visitaos d’Asturies. La entrada de xente a los llugares santos y a los Llagos de Cuadonga fai d’esta parte del oriente d’Asturies estraguen tolos accesos nos meses de branu. Sicasí, la creación de la Cuadonga actual ta estrada d’acontecimientos.

Dando por válidu’l llugar de Cuadonga como escenariu de la batalla qu’enfrentó nel 722 la rebelión astur contra los musulmanes, la cuestión del aniciu del cultu marianu nel santuariu de la cueva nun ta clara del too. Les cróniques d’Alfonso III, caltriaes del espíritu neogoticista de recuperación de la monarquía visigoda, vieron en Cuadonga’l necesariu mitu fundacional, y allá pel añu 900 yá se fala de la esistencia d’una capiya en Cuadonga.

El cultu caltúvose a lo llargo de tola edá media, que ye cuando apaez tamién la primer referencia a la Santina, afirmando la Crónica de San Benito del Padre Yepes que la primer comunidá que se dedicó al cultu marianu foi de la orde benedictina, conservándose d’esta época sepulcros d’abades del sieglu XI. Restos del monesteriu d’estos monxos benedictinos consérvense na traza de l’actual colexata, edificiu renacentista que mandó facer Diego Aponte de Quiñones ente los años 1585 y 1599 y que ye l’edificiu más antiguu del actual conxuntu de Cuadonga, anque tá desfiguráu pola reconstrucción que fexo nelli Menéndez Pidal n’acabando la Guerra Civil.

Nun ye hasta’l sieglu XVII que Cuadonga entamó a convertise no que ye anguaño. A primeros d’esti sieglu, el Llibru del Patronatu Real Eclesiásticu define Cuadonga como un monesteriu con autoridá sobre los cotos de Llerices y La Riera, dambos de sesenta vecinos. Cuadonga sedría pal personal eclesiásticu residencia de branu y llugar onde daríen misa tolos díes dende La Riera, llugar de residencia del Prior y los callóndrigos.

Esta descripción que pinta a Cuadonga como un llugar de poca importancia va camudar a lo llargo d’esti sieglu XVII y sobremanera nel XVIII. La quema de l’antigua ilesia de madera nel añu 1777 abrió’l debate sobre qué había que facer en Cuadonga, un debate nel que la Casa Real Española, de la que los Borbones, que teníen la titularidá del tronu tres de la Guerra de Sucesión (1713) y qu’andaben faltos de mitos fundacionales, quixo apuntar mui alto, desarrollando Ventura Rodríguez, arquitectu de la corte de Carlos III, un proyectu basáu nos principios más modernos de l’arquitectura ilustrada que veníen de los mayestros de la corte del Rei de Francia. De llegar a facese’l proyectu de Ventura, del qu’al final namás se punxeron les bases, Cuadonga taría anguaño irreconocible, y ye que’l maestru de la corte borbónica plantegaba afuracar el monte creando dientro una gran ilesia de traza centralizada con dos plantes, la primera dedicada a Pelayo y la segunda a la Virxe.

Llama l’atención nel proyectu de Ventura que l’arquitectu real camienta Cuadonga como mausoléu de la monarquía enantes que como monumentu marianu, centralizando’l monumentu na tumba de Pelayo, que s’igualaría asina n’importancia al cultu a la virxe. Quiciás por ello los callóndrigos de Cuadonga manifestaron dende l’aniciu la so oposición al proyectu, defendiendo en cuenta d’ello que se potenciare’l cultu na Santa Cueva. Les obres d’esti templu, qu’entamaron nel 1781, paráronse definitivamente nel 1792.

Paralelamente, la bayura d’estampes, imáxenes y grabaos qu’entamaron a circular nesti tiempu con Cuadonga y La Santina como referentes gráficos falen de la importancia que garró Cuadonga nestos años como santuariu marianu, nos que delles congregaciones entamen peregrinaciones a la cueva dende distintos puntos d’España, como pue vese nel muséu eclesiásticu, que tien un estoyu curiosu d’ofrendes a la virxe que daten munches d’elles del sieglu XVIII.

Col sieglu XIX dióse-y’l reblagu definitivu a la creación de la Cuadonga actual y venceyáronse tamién los intereses de la Ilesia nel santuariu colos de la monarquía española, visitando la Reina Isabel II el llugar nel añu 1868. La diócesis d’Uviéu, gran interesada en facer de Cuadonga centru de devoción y peregrinación, dió-y forma al proyectu d’una basílica nueva na década del 1870 cola participación de trés personaxes claves: l’Obispu Benito Sáez, el callóndrigu del Santuariu Máximo de la Vega y una de les presencies intelectuales más interesantes n’Asturies de la segunda metada del XIX como foi Roberto Frasinelli, “L’alemán de Corao” que diseñó’l primer proyectu pa la gran basílica qu’había construyise.

La obra entamó nel añu 1877 cola participación al más altu nivel de la Casa Real, asistiendo’l Rei Alfonso XII a la ceremonia de la primer piedra, pero la falta de financiación retrasó la construcción del templu, que nun s’acabó hasta l’añu 1901, siendo la traza final del mesmu obra del arquitectu Federico Aparici, que camudó los planos orixinales de Frasinelli hasta dexar l’actual basílica neorrománica.

Asina, Cuadonga llegó al sieglu XX presentando yá en llinies xenerales l’aspectu que tien anguaño. Amás de la basílica y d’otres construcciones venceyaes a la mesma, como l’hotel Pelayo, obra tamién d’Aparici, Cuadonga tenía yá nestos primeros años del XX equipamientos y accesos acordies cola so importancia. D’una parte, eclesiásticos como’l callóndrigu Máximo de la Vega, que nun llegó a ver la basílica terminada o l’Arcedianu Don Pedro Díaz y d’otra toa una riestra d’ilustres, indianos y burgueses contribuyeron a abrir les primeres carreteres qu’organizaron el tránsitu hasta’l llugar de Cuadonga y la so redolada, una infraestructura de tresportes que se completaba col ferrocarril de vapor que carretaba dende Cuadonga hasta Les Arriondes el fierro de les mines de los Llagos.

L’espoxigue del turismu y la cultura del ociu fexeron que na segunda mitada del sieglu XX Cuadonga conociere una invasión de proporciones muncho mayores que les de la batalla del 722.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuadonga. Guarda el enlace permanente.