Pleitu ente Uviéu y Mérida pola posesión de les cenices de Santa Olaya (1639)

Cuando examen les abeyes

Y posen de flor en flor,

Si les escurren s’espanten

Vanse y non facen llabor,

Dexando’l caxello vieyo

Pa buscar otro meyor.

Santa Olalla fo l’abeya

Que de Mérida ensamó

Enfadada qu’adorasen

Les fegures de llatón.

Entoncies el rei Don Sil

Andaba en guerra feroz

colos moros que querín

encabezase en Lleón.

Permitiólo aquesta Santa

Que les victories–y dió,

Matanza faciendo nellos

Fasta qu’en Mérida entró.

Llegó al pueblo d’esta ñeña

Que temblaba de pavor,

Y esconfiaba de so cutre

Solliviada de temor.

Cutieron los santos güesos

Viendo que s’arrodiyó:

Si estovieren más carnudos

Saldrín fe–y acatación.

Trúxoles el Rei piadosu,

De llaceria los sacó

Y metiólos per Uviedo

Con gaites y procesión.

Mérida diz que–y tornen

Esta prenda que–y faltó:

Diga ella que quier ise

Y aún con eso… quiera Dios,

Si quieren que la llarguemos,

Páguennos la devoción

Ansí de los que finaron

como de los qu’ora son.

Díguenlo al Santo Sudario

Ver quiciás si da razón,

Pos non tien utro cuidado

El señor San Salvador.

¿Quién ora–y lo mandará?

Bien s’echa de ver que nós:

Si nos lleven esta Santa

No hai más d’arrimar la foz;

Dirán ellos: —“Morrió acá”,

Diremos nós: —“Non morrió,

Qu’está viva per Asturies,

Si está muerta para vos”.

Y anque la lleven, m’obligo

que se torna per u fo,

Porque están de nuestro llado

L’Obispo y Gobernador.

Nosotros los de capote,

cual con un ral, cual con dos,

Seguiremos esti pleito

Fasta llevalo ente Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antón de Marirreguera, Símbolos. Guarda el enlace permanente.