Santa Olaya

David M. Rivas

Cuando a finales de los años setenta saquearon la cámara santa de la catedral d’Uviéu y marcharan con una espiazada cruz de la victoria, símbolu históricu d’Asturies, un diputáu socialista afamáu pola so elevada cultura, Gómez Llorente, dixo la siguiente fras: “nosotros nun entramos en coses de cruces y de cures”. Faigamos una paradina ya entruguémosmos qué ye lo que diría’l más llaicista republicanu francés si dalguién echara a un fornu fundición la cruz de Lorena.

Esti “intelectual” y socialista español, dempués de facer aseveración tala, sedría espulsáu de cualisquier círculu cultu de cualisquier país civilizáu, por muncho que quixere arrequexalo nuna disciplente agnosticidá al respective de “les coses de la ilesia”. Porque cualisquier círculu cultu de cualisquier país civilizáu pescanciaría dafechamente que taba escontra un ignorante de la historia, de la d’Asturies nesti casu. Eso yera Gómez Llorente, un perfechu ignorante, pero a una mesma vegada un home que facía risión de los sentimientos de la ciudadanía asturiano y, con ello, un enemigu d’un pueblu más que milenariu.

Los símbolos, históricos o llexendarios, son obxetos nos que se materializa la comunión identitaria d’una colectividá, dende lo más familiar o llocal a lo nacional ya inclusive mundial. Na escuaxaringada cruz de la victoria materializárase tamién la esñizada vida común de los asturianos, mientres que n’opiniones como les de Gómez Llorente quedaba sopelexáu l’abandonu qu’Asturies diba carecer nos años desiguientes, como asina fora. Y fora abandonada, particularmente, por esos socialistes que nun sabíen nada “de cruces y de cures”.

Otru de los grandes referentes de la cultura y la historia asturianes ye la figura de santa Olaya, a la que festexamos el diez d’avientu. D’Olaya sabemos polos escritos del poeta hispanorromanu Aurelio Clemente Prudencio, que naciera n’actual Calahorra (La Rioxa) nel añu 348. Elli ye’l que mos fala del martiriu d’Olaya, qu’asocederíe nel 304. Como cuando falamos d’otros santos y santes d’aquelles dómines, tamién la muerte d’Olaya ye de duldiosa historicidá. El so martiriu ye cuasi calcáu a los de santa Llucía o santa Águeda, tando tóos fechos a imitación del de santa Catalina, lo mesmo nes acusaciones que nes tortures que sofrieran. Amái, nesti casu, dase la circunstancia de que’l mesmu nome, “olaya”, tien un significáu enforma apegáu a coses que la santa fixera cuando, como ye evidente, taba viva y, polo tanto, tinía yá nome, como vamos ver dempués. Al rodiu d’esto ye chocante que nada mos fala de santa Olaya Santiago de Varazze –más conocíu como Santiago de la Voragine- nel so canónicu “Legendi di sancti vulgari storiado”, llibru escritu a mediaos del sieclu XIII y perconocíu pola so traducción popular de “La lleenda dorada”, que, con mayor precisión, sedría “La lleenda áurea”.

Cuntia la tradición cristiana qu’Olaya yera fía del senador Liberio, perteneciente polo tanto a una bona familia romana que residía en Mérida, entóncenes Emerita Augusta, na dómina del emperador Diocleciano, el que desendolcara la cabera persecución contra’l cristianismu, la décima, la más cruel y descomanada. Más d’un setenta por ciento de los que la ilesia considera “mártires” foren víctimes de Diocleciano, por más que –otra vuelta la importancia los símbolos- seyan les de Nerón les más novelaes ya escenificaes.

Yera una adolescente cuando la so belleza llamó-y l’atención al gobernador Daciano, quien con afalagos y conquiñaes trató de gociar la so virxinidá. Olaya negose ya’l gobernador recurrió entós a les menacies. Como tampoco consiguió los sos propósitos y sabeor de que yera cristiana, desixó-y que quemare inciensu al pie la estatua l’emperador. Como se negara, fora xulgada por un tribunal –drechu que tinía por ser ciudadana romana- y defendiérase de forma tala y con tanta elocuencia que los xueces nun tuvieron otru remediu masqu’absolvela. El gobernador, entóncenes, escaeciendo les mesmes lleis de Roma, mandó que l’azotaren y torturaren. Arrimáranla al fuéu pero namás que-y amburó la callezna. Como la rapaza siguía nes mesmes, ordenó que-y cortaren les mamielles y que-y les llevaren nuna bandexa. Dempués fora eviscerada y decapitada.

Pola so actuación escontra’l tribunal que la xulgara, santa Olaya fora por munchu tiempo patrona de los predicadores. De fechu, “olaya” significa “la que fala elocuentemente”, lo que apaez como un tanto sospechoso polo que a la historicidá’l rellatu cinca, como yá dixe. Pero, na nuesa tradición popular, santa Olaya ye abogada de los que carecen persecución inxusta y, mui especialmente, defensora de los drechos de los asturianos y protectora d’ Asturies. Porque si cola so decapitación acaba la haxografía martirial cristiana, cuatro sieclos más sero entamará un nuevu rellatu tradicional, dafechamente vinculáu al desendolcu de la historia asturiana.

Darréu esos rellatos tradicionales, dementres la defensa d’Europa escontra l’islam, nuna de les primeres incursiones en tierres al sur del Dueru, les tropes asturianes alcontraron n’actual Estremaúra, daquella embaxo dominiu califal, los farrapios de santa Olaya. El rei Silo I llevolos a Pravia, depositándolos na ilesia de Santianes. Unos años dempués Adefonso II ordenó’l treslláu a la nueva capital, Uviéu, asitiándolos nun llugar d’honor de la catedral y poniendo’l reinu embaxo la so advocación, titularidá que pasaba a compartir namenos que col mesmu salvador, Cristo, y con Santiago.

En 1639, ochocientos años dempués, el papa Urbano VIII declaró a santa Olaya patrona de la diócesis, la “sancta ovetensis”, qu’entóncenes espardíase –como siguiera siendo hasta finales de los sesenta’l sieclu XX, col conciliu Vaticán II- per Asturies, metada es de Llugo, metada norte de Llión y too Santander. El mapa de la arquidiócesis siguía siendo’l mesmu que’l de la monarquía asturiana adefonsina, enantes de los delirios goticistes y del hispanismu de los reis de Llión, que se dieran a sigomesmos el títulu d’”imperator”. Ya otra cosa pal analís: fora la ilesia la única institución que caltuvo la heredá de la monarquía asturiana hasta 1969. Ya una más pa esi analís: yera xustamente’l momentu nel que los socialistes y los comunistes, los que nada sabíen “de cruces y cures”, andaben peles sacristíes coles guitarres ya’l so “social-catholic-folk”.

Vamos volver a 1639. El casu ye que, escontra la decisión del papa, la rempuesta de los obispos estremeños nun se fixo esperar y reclamaron que les reliquies de la santa se devolvieran a Mérida. El episcopáu asturianu nun taba dimpuestu a ello y Roma, tan prudente, decidió que les coses quedaran como taben.

Pero ye que les reliquies diben siguir abellugaes na catedral asturiana, non namás pola presión eclesiástica, sinon porque la Xunta Xeneral, órganu supremu de gobiernu, declaró a santa Olaya patrona d’Asturies. Aquello yera un posicionamientu de los poderes políticos y civiles, sofitaos por un pueblu que saliera a la cai pa torgar que “la so olayina” marchare d’Uviéu. Santa Olaya, símbolu insepartable d’Asturies y de los sos anicios como nación, unificó a pueblu, cleru y aristocracia, los tres estamentos sociales anteriores a la revolución burguesa.

Pero entá quedaba una última aportación de la santa a la cultura asturiana. Pola mor del pleitu pente Mérida ya Uviéu poles reliquies de la mártir, convocose un certame poéticu al que podíen concurrir poetes que escribieren en cualisquiera de les cuatro llingües tiníes por “cultes”: llatín, griego, castellán y asturiano. La composición ganadora fora la presentada por Antón de Marirreguera, na que defendía el drechu d’ Uviéu a poseyer les reliquies de santa Olaya. Esa composición ye güei considerada la primer poesía n’asturiano moderno.

Dicía hai unos díes l’historiador Henry Kamer qu’España nun yera un país y desplicaba lo siguiente: “si aceutaren los mesmos ideales, la mesma bandera, el mesmu himnu, los españoles aceutaríen les sos divisiones como pasa nes families, pero España nun ye una familia”. Pero Kamer acaba afirmando qu’España nun ye un país porque los países nun se basen namás que no material, no productivo, o en tar dirixíos por una dinastía o por otra. Pa Kamer ye necesario cuntiar con “rellatos” y nun ve n’España esos rellatos. Elli ve clariquino qu’España “nun tién dengún héroe común nin dengún mitu relixosu común”.

¿Qué diría’l profesor Kamer si estudiare la historia’l reinu asturianu y analizare la importancia de santa Olaya?. Porque, como escribiera Gilbert Ryle, un mitu “nun ye un cuentu fades”, sinon “la representación de fechos pertenecientes a una categoría nos términos cuerrespondientes a otra”. Pero Ryle va más alló y na so perspectiva m’abellugo escontra los que digan que ye tontada too esto de los santos medievales nos tiempos que cuerren. Ryle terminaba diciendo qu’atarmar un mitu “nun ye negar los fechos sinon reacuriosalos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Símbolos. Guarda el enlace permanente.