Una reflexón de David M. Rivas sobre la hestoria asturiana

Fonte: Aruelu.com

Xicu Mata: Asturies tien unos símbolos d’identidá mui enraigonaos, anque esto nun fai qu’allume na escena política una opción nidiamente asturiana. ¿Cuáles puen ser les causes, al so xuiciu?.

David M. Rivas: Ye perdifícile arrepostiar a esta entruga. Yo creyo que l’asturianu mediu tien tanta conciencia identitaria que nun-y esmolez la so perda, porque nun lo ve. El nuesu pueblu nun ye consciente de que muerre porque se ve mui vivu. Vas a un chigre y ves lo mesmo que víen los güelos o los bisgüelos, la llingua sigui viva ensin necesidá de protección ya oficialidá, Pelayu y la Santina son el nuesu panteón cristianu-paganu, siguin habiendo vaques y pumares, Cuideiru sigui siendo un pueblu guapísimu ya’l Dobra cuerre como siempres, y munches coses más. Por si fore poco baillamos la danza prima na playa de Xixón, facemos “noites celtas” nes bárcenes del Eo y Nuberu y Los Berrones siguen ehí.

Amás, la esquierda garró Asturies como un afiche: el 34, los mineros, la resistencia. Aida Lafuente ye una heroína –nun digo que cosa inmerecida- pero naide sabe nada de la raina Urraca, de Gonzalo Peláez o de Flórez Estrada. Y acabamos por creyer eses figuraciones. L’ochobre’l 34 idealizao nun ye otra cosa que’l cuadonguismu d’una esquierda arcaica ya españolista. Aquello pudo ser heroico, eso ta claro, y tien sitiu d’honor na historia de los movimientos sociales, pero, si fixéramos una bona historia d’Asturies, sedría un epígrafe a pie páxina pa falar d’una anormalidá. Cuando aquello un 85 por ciento de los asturianos vivíen n’ambitos rurales, una xente que supo de la revolución porque lo vió nos periódicos, si ye que s’enteraran.

Hai una anécdota que contaba mio güelu Manolo Infante –dirixente de CNT y FAI y activu na revolución, la “comuna asturiana”, como elli dicía- que lo diz tóo: cuando un tabor de regulares de Nador avanzaba haza Xixón pela carretera carbonera, la xente de Roces y Porceyo entrugába-ys a los soldaos qué yera lo que taba pasando. Y tamos falando de llugares que tan a cinco quilómetros de la Plaza Mayor. Pero esi llevantamientu obreru ordenáu por un PSOE enchipáu de leninismu condicionó tola nuesa historia posterior. El PSOE ya’l PCE, freudianamente presos de sentimientu culpia, lleven pidiendo perdón dende los tiempos de la “transición” y tienen una medrana xabaz a cualisquier referente identitariu asturianu. D’otra banda l’únicu “asturianismu”, quitando Pin de Pría o’l mesmu Xovellanos y la so hermana Xosefa y poco más, alcontrámoslu nel bloque conservador, católicu o carlista. N’esti contestu, cuando lleguen los finales setenta, un nacionalismu mozu, con poques frebes y, polo xeneral, d’esquierda, tiníalo mui complicao. Y si non, nun hai más que mirar pa la nuesa producción teórico: en trenta años mui pocos escribimos daqué coherente y tampoco escribimos muncho. Si tiramos de nómina namás que mos alcontramos con Sánchez Vicente y, ensin falsa modestia, comigo. Hai que dar un saltu xeneracional pa dar con autores como Carlos X. Blanco o Loredo Narciandi. Tuvimos siempres bonos poetes, etnólogos, cuentistes y músicos, pero, lo que ye ideólogos, cuatro cuntaos y bastante probetayos, entamando por migo mesmu.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Símbolos. Guarda el enlace permanente.