Ignaciu Llope: “IAS fai política d’oposición clara al gobiernu catastróficu d’Areces” (2006)

Reivindica la memoria histórica del asturianismu, énte l’apueste amnésicu d’una parte del mesmu por afogar crítiques y alternatives

Ignaciu Llope, esplicita l’análisis propuestu nel últimu Alcuentru Nacional d’Izquierda Asturiana depués de facer un repasu a la situación del país y constatar qu’asistimos a retrocesos en tolos senes, con una economía precarizada y basada na improvisación y el marafundiu y onde la corrupción institucional algama niveles nunca vistos. De la política de “tierra quemao” d’otres lexislatures a la voladura controlada y la ópera bufa, el país sigue reculando en tolo que tenga que ver colo identitario, polo que reivindica la memoria histórica del asturianismu, énte l’ apueste amnésicu d’una parte del mesmu por afogar crítiques y alternatives y secuestrar la voz del país. Les palabres del actual portavoz d’IAS, peñeraes nesta entrevista nel selmanariu Les Noticies garren especial relevancia: Llope propón que “tenemos el pior gobiernu de los últimos tiempos” , al tiempu que constata que los socios minoritarios, más allá d’intenciones, son un collaborador necesariu asitiáu por voluntá propia fuera del terrén de xuegu del asturianismu.

El Dr. Llope propón que “tenemos el pior gobiernu de los últimos tiempos” , al tiempu que constata que los socios minoritarios, más allá de voluntarismos, son un collaborador necesariu asitiáu por voluntá propia fuera del terrén de xuegu del asturianismu.

Ramón Lluís Bande –¿En qué momentu s’alcuentra Izquierda Asturiana?

R. Ignaciu Llope – Básicamente nun momentu de consolidación. Tamos teniendo un crecimientu sosteníu con discusiones internes apacibles. Hai un mes fiximos un Alcuentru Nacional nel que se diseñaron les llinies a siguir pal cursu políticu presente. Planteamos la nuestra posición política a curtiu y a mediu plazu. Nesti sentíu, la organización ta plenamente consolidada, con una incorporación continua de militantes y cada vuelta con más presencia social, non sólo no que s’entiende tradicional y históricamente como asturianismu, sinón tamien n’otros sectores sociales.

R.LL.B.-¿Ye falsa cierta impresión que se puede tener de cierta actividá de baxa intensidá de la organización nesti momentu?

I.LL. -Izquierda Asturiana ye un partíu pequeñu y como tal les sos posibilidaes d’actuación son les derivaes del so tamañu. Aparte d’esti problema estructural, ye bien cierto que la presencia d’IAS cada vuelta ye mayor, insisto, nuna serie d’ambitos que nun son namás los clásicos del movimientu asturianista. Otramiente, la visibilidá d’una organización política tamién tien que ver col accesu continuu y continuáu a los medios de comunicación. Esto pa les organizaciones nacionalistes d’esquierda ye cuanto menos complicao, siendo xenerosos.

R.LL.B.-Parez qu’hai movimientos nel asturianismu políticu pa xenerar espacios amplios referenciales: a la esquierda tán el Bloque por Asturies y Izquierda Xunida y a la derecha’l Partíu Asturianista y Unión Renovadora Asturiana. ¿Cómo asitia IAS endrelantre d’estes estratexes?

I.LL.– En primer llugar, quiero dexar claro la lexitimidá d’entrambos los dos movimientos. Esto como respuesta previa. Tamién ye cierto qu’esta situación obedez a un madurecimientu real de lo que son les opciones asturianistes. El centru derecha quier ocupar un espaciu políticu propiu y el Bloque lleva tiempu intentando xenerar esi referente de la esquierda asturianista en coalición con Izquierda Xunida y , d’una manera más invisible, dientro del actual Gobiernu d’Asturies. Nós yá diximos por qué esa estratexa nun nos parecía bona y, por desgracia, el tiempu vieno a danos la razón.

R.LL.B. -El Bloque sigue interesáu n’abrir esi espaciu a otros sectores de la esquierda asturiana pa construir el referente más ampliu posible.

I.LL.– L’actual participación del Bloque nel Gobiernu d’Asturies invalida cualquier posibilidá d’alcuerdu con ellos. Pa bien o pa mal- sigún ellos parez que pa bien-formen parte del actual Gobiernu, que pa nós ye’l peor de la historia reciente d’Asturies , que yá ye dicir. Y non sólo pa les reinvidicaciones clásiques del movimientu asturianista-que tamién-sinón que ye una visión negativa xeneral. La participación d’IX-Bloque por Asturies tendría que da-y otru matiz políticu al Gobiernu que nun vemos por nengún llau. L’actual situación política fai imposible un alcuerdu col Bloque.

R.LL.B.-¿La presencia d’asturianistes nesi Gobiernu nun se nota?

I.LL.- Sigún la nuestra visión, non. Cuando se firmó’l pautu de Gobiernu hai tres años, nós yá diximos que les coses diben ser asina. La FSA ye un sociu mui poco recomendable y el pasu del tiempu demuestra que son piores de lo que nós podíemos pensar nun primer momentu.

R.LL.B.-Saliendo del Gobiernu y baxando a la cai: la situación de la base social del asturianismu políticu lleva un par d’años siendo la mas complexa de la so historia…

I.LL.- Esta ye una de les cuestiones claves. La base social del asturianismu ye magmática, nun tán trazaes les llendes de la perfección : hai votantes con sensibilidá asturianista que varíen el votu igual qu’una xeometría variable. Otramiente, l’apueste d’una parte del asturianismu pola participación política n’Izquierda Xunida, tanto al traviés del Bloque, como por otros apoyos más individuales, foi un apueste xenerosu que xeneró un desencantu grande. Pero la resquebra nel asturianismu d’esquierda ye anterior d’aceptar o non un marcu como IX pa la participación política y electoral n’Asturies. Yera una posibilidá pero nesti casu fracasó y tuvo como coste, demasiao grande pa lo que se consiguió, esa resquiebra que nun foi definitiva nin universal pero sí que foi real e importante.

R.LL.B. -A vosotros asítiasevos colos sectores más “duros”…

I.LL.- La dureza ye una característica mineral y IAS nun ye una piedra. Hubo un tiempu nel qu’esti partíu políticu nun participó en toles expresiones politiquees asturianes: nun se presentaba a les elecciones, taba en procesu de constitución cuasi permanente….entós yéremos simpáticos porque nun xenerábemos polítiques d’oposición, nun xenerábemos política activa. Namás qu’entamamos a facer eso xenérense otres dinámiques d’oposición. ¿Por qué? Porque xeneramos polítiques diaries y actives. Esto nun tien nada que ver con ser duros o non, lo único que pasa ye qu’explicitamos unes posiciones polítiques determinaes y que son d’oposición clara al actual estáu de coses xeneral n’Asturies y, en particular, a la política que desenrolla’l gobiernu catastróficu d’Areces.

R.LL.B.-Compartiendo espaciu cola dirección de l’ALLA y organizaciones polítiques como Andecha Astur.

I.LL.- Entemecer a l’ALLA y Andecha Astur nun parez precisamente lo más adecuao. L’ALLA ye una institución llingüística que non política. Nós tenemos-y respetu a l’ALLA como institución y taremos más o menos en sintonía con cadún de los sos académicon en función de la so toma de posición política. Lo que sí decidimos n’IAS hai tiempu ye dexar de ser un partíu de filólogos. Los procesos de normativización y normalización técnica de la llingua tien que facelos l’ALLA, que ye la máxima institución llingüística del Principáu. Nesti sen, el so trabayu mereznos tolos respetos y a ella acudimos a la hora d’interpretar la realidá llingüística d’Asturies.

R.LL.B.-¿Y con Andecha Astur?

I.LL.- Ye la otra organización de la esquierda nacionalista y compartimos con ella espaciu y vecindá. Respetamos al máximu la so actividá política. Ye cierto que la situación actual llévanos a dalgunes concurrencies que nun son nin males nin bones. Ye la propia dinámica de la sociedá y d’oposición al gobiernu actual, pero tenemos coses que nos distinguen porque sinón seríemos la mesma organización política.

R.LL.B.-¿Cómo valoráis el trabayu de destacaos asturianistes d’intentar avanzar como se pueda con esti gobiernu, como ye’l casu de Ramón d’Andrés?

I.LL.- Queremos estremar d’una forma exquisita les dos coses: la consideración personal de Ramón d’Andrés y la so situación dientro d’un Gobiernu. D’Andrés mereznos tol respetu como filólogu y como persona comprometida col movimientu de recuperación llingüística dende’l principiu. Otra cosa ye que tea intentando desarrollar una política llingüística nun Gobiernu que nun la quier facer. La contradicción, en primer instancia ye suya, y tien que resolvela como bien pueda. Nós nun somos patidarios de cuanto pior meyor. De nenguna manera. Tolo que se pueda facer, bienllegao va ser. Otra cosa ye qu’eses coses que se faigan nos parezan suficientes o no pa la supervivencia de la llingua.

Les Noticies. Númberu 480. 19 de Marzu de 2006.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IAS. Guarda el enlace permanente.