Pragmáticos y puristes

La Nueva España (10/09/2012)

Antón García

Traduzse y publícase agora n’asturianu Faer Asturies, la tesis doctoral que Patrick Zimmerman (California, 1981) dedica a la política llingüística d’Asturies y a la evolución del nacionalismu asturianu ente 1974 (aparición de Conceyu Bable) y 1999 (reforma del Estatutu d’Autonomía). Como n’otros trabayos sobre esti tema (Bernd Bauske, Pablo San Martín o los inéditos d’Alain Viaut), Zimmerman, que parte de les teoríes posmarxistes de Laclau y Mouffe (y de Gramsci), apóyase na documentación escrita del periodu, accediendo a munchos archivos particulares non abiertos hasta agora, y n’entrevistes personales con 78 protagonistes, trazando un panorama bastante completu de los éxitos y fracasos d’esti movimientu que califica d’evolucionariu más que de revolucionariu. Esti ye’l primer trabayu qu’esplica, por exemplu, el papel que xuega’l MCA nes iniciales confrontaciones electorales, cómo s’organiza Unidad Regionalista o lo que representa p’Asturies el PSP. L’autor revisa los informes de la brigada políticu social del franquismu, que nos permiten conocer lo qu’escribía la dictadura sobre’l rexonalismu naciente.

El conxuntu, la historia d’una frustración, resulta un trabayu minuciosu y mui interesante. Divide l’asturianismu en dos grandes grupos: los pragmáticos (hai qu’aprovechar les resquietes pa dir faciendo lo que se pueda) y los puristes (o too o nada, ensin más concesiones). Zimmerman va repasando cada periodu, poniendo sobre la mesa les sigles polítiques del momentu, les definiciones ideolóxiques y la presencia social. Quiciabes nel llibru tea descompensáu’l protagonismu de grupos o acciones mui mui minoritarios ensin nenguna incidencia social (nin electoral nin d’otru tipu), frente a otros namás minoritarios, con mayor trescendencia política nun momentu determináu. Echo de menos nestes páxines l’estudiu de dos aspectos que me parecen relevantes pal periodu; d’una parte l’actividá política de l’Academia de la Llingua Asturiana baxo la presidencia de García Arias, fácilmente restrexable y d’enorme pesu pa bien y pa mal nel asturianismu de los años ochenta y noventa; y d’otra les teoríes y práctiques llingüístiques nos partíos non asturianistes, que son, a fin de cuentes, les que se vienen desendolcando nestes décades.

Zimmerman reflexa mui bien nestes páxines les pulsiones qu’animen y desanimen periódicamente al asturianismu (nacionalista o non), los llogros culturales, les divisiones permanentes, los llamaos a la unidá, la falta de reflexos políticos, la escasa movilización social o los momentos nos que se consigue un éxitu (Conceyu Bable, l’Academia, la escolarización, Sánchez Vicente diputáu, la llei de protección…). Queda patente que les espectatives iniciales de los años setenta nun tienen nada que ver colos resultaos consiguíos décades depués, seguramente porque tien razón Lluís Álvarez cuando-y esplica al autor que los asturianistes yeren más fuertes enantes de que los contaren. El futuru, concluye l’investigador, «depende de los perpropios asturianos si continúen o non cultivando l’usu cotidianu de la llingua».

Les munches virtudes que tien el trabayu de Patrick Zimmerman queden amatagaes na edición asturiana, traducida por Cesáreo García Fernández (con protagonismu dientro del llibru) con descuidu y criterios a veces más que discutibles. Escribir “Asturies pastoral” pa referise a la so condición rural, traducir del español “que lo convierten en sujeto de soberanía” como “que dan en ser la base pa la so soberanía”, llamar Laclay a Laclau, referise al presidente Alfonso Suárez, retraducir papeles de Conceyu Bable n’asturianu a otru asturianu o dexar n’inglés dalgunes palabres o frases del orixinal son exemplos de lo que podemos topar per equí y per allá. Pero n’otres ocasiones, la verdá, cuesta entender lo que tenemos ente manes: la opción primevalista, el gradiente del paisaxe, antelar, una revisión donda, enarnase los grupos, acantesar la idea, parafita política, calandrar al PSOE, votu desbaldíu, árees quizaleres, pasu imprecedíu, rixu apuante… son propuestes igual mui creatives, pero que distráin l’atención (nel meyor de los casos) d’un textu qu’había lleese ensin torga nenguna y qu’ameritaba una edición más axeitada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dinámica hestórica. Guarda el enlace permanente.