Asturias Semanal. El nacimiento de un periodismo democrático

Zahorí Ediciones

Cristóbal Ruitiña

La revista Asturias Semanal empezó a publicarse en Oviedo en 1969, en pleno tardofranquismo, y dejó de salir semanas antes de la celebración de las primeras elecciones libres, en 1977.

Hasta su aparición, los discursos mediáticos en Asturias estaban monopilizados por las diferentes narrativas de adhesión al régimen. La revista, sin embargo, empezó a evidenciar una fractura social emergente: una escisión en la esfera pública entre, por una parte, una cultura de identificación con el régimen y, por otra, una de alienación hacia la dictadura.

Asturias Semanal representó sobre todo la paulatina incorporación a la esfera pública de valores, concepciones y actitudes que hasta entonces sólo era posible apreciar de manera fragmentaria, puntual y cuya incidencia social se reducía al impacto de movilizaciones localizadas en un espacio y un tiempo y cuya naturaleza última, por lo tanto, no todo el mundo estaba en disposición de aprehender en toda su dimensión.

En sus páginas, quienes firmaban los trabajos científicos eran en su gran mayoría personas vinculadas a actividades de oposición al régimen y quienes protagonizaban coloquios y entrevistas eran aquellos sectores que manifiestan una clara ambición de cambio en sus respectivos ámbitos, por lo que es posible comprobar que esa voluntad es común a sectores de la Iglesia, la Universidad, el Ejército o el mundo del trabajo.

Su irrupción en el escenario informativo asturiano del tardofranquismo ahondó la división en la esfera pública al proporcionar una plataforma comunicativa a la hasta entonces ausente alternativa democrática. Y lo hizo precisamente el año en que, según la alocución de fin de año del generalísimo, todo había quedado atado y bien atado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.