«Tuxa» Villaverde, la escritora del porréu

Escribió teatru en bable, poesía y narración, y la so obra fue saqueada durante la Guerra Civil nel palaciu Villaverde maliayés

La Nueva España, 09/01/2013

LLUIS PORTAL

«Tuxa» nació roxa albina nel Palaciu Villaverde de Tornón (Villaviciosa), el 21 d’avientu de 1882; los que la conocieron dicen que yera siempre amable y discreta. Fizo los sos estudios nel colexu de les carmelites d’Uviéu -el colexu maliayés abrió les sos puertes en 1895-; tuvo inclinación pola llectura y, en política, criteriu propiu. En 1916 daba un discursu en Cuadonga’l políticu carlista asturianu, de mires nacionales, Juan Vázquez de Mella, ella acudió como tantos asturianos a aquella cita trescendental pa la política española en clave foralista.

Escribió les sos primeres poesíes na prensa local: «Villaviciosa», «Villaviciosa hermosa» y «Pan y paz»; na revista «Asturies» del Centru Asturianu de Madrid y de Bonos Aires, presidíos por sendos tíos de Teresa. Eses son les que se mayormente se conserven. Una de les primeres pieces publicaes ye la titulada «Portalina», de setiembre de 1917, firmada col llamátigu de «Maruxa», dedicada a la santina del Portal. D’esa dómina ye’l sonetu, tamién de temática relixosa, «Inmaculada», en castellán y asturianu, esta última entama así:

Yes más blanca, María, yes más pura

que’l agua de la juente cristalina,

mas que la nieve que, desde la colina,

revira cola so brillante albura (…).

Tamién publica «Ascensión al monte Sueve», nel que detalla les incidencies d’una escursión a esi monte colos sos primos; una cenciella publicación en bable titulada «Amiga l’alma»; «Al mio queríu sobrín y afiáu Vicentín (nel día de la so primera comunión)», firmáu por «Maruxa», y na mesma páxina aparez una pequeña composición titulada «Flores».

Hacia los años venti compón varies obres de teatru como la titulada «El balcón de la reina Lindahaja», o’l «Príncipe encantáu», ente otres, ya nun se conserven, pues durante la Guerra Civil el Palaciu Villaverde de Tornón, que s’eleva nun premontoriu sobre una amplia llanada de porreos -terrenos tomaos a la ría-, que se llamen los porreos de Villaverde, fue ocupáu por un de los contendientes y saqueáu a conciencia. Solo se conserven delles de les escenes del «Principe encantáu» polos periódicos, colos que’l grupu de teatru Contraste recompunxo la obra, que forma parte d’un escenariu de luxu, realizáu en collaboración cola compañía de Carbayín, el títulu de la obra ye «Tuxa».

Nos años 90 del sieglu pasáu , el miembru de l’Academia de la Llingua Asturiana Xurde Blanco rescata en Bonos Aires una importante cantidá de poemes, d’ente 1927 y 1930, titulaos «Recuerdos», «Tornón», «Atapecer», «Consolatrix aflictorum» y «El adiós postreru», entre otros, que publica na revista «Lletres Asturianes».

El so primu, Francisco Balbín de Villaverde, mantuvo con ella una intensa rellación epistolar en bable, en parte publicada por Balbín; ye’l casu de «Pa Xico d’Onón, mio primu», que ye contestada con un llargu poema tituláu «Carta a Maruxa» col tema de les fiestes de La Guía d’Onón, Tornón.

Per otra parte, Teresa Villaverde, fiel a los sos principios relixosos, ofrezse pa dar el catecismu a los rapacinos de la parroquia, al so techu de la ilesia de Barbuxán; Aurora Rendueles, que tien agora 100 años, recuerda a «Tuxa» repartiendo xocolate a los ñeños y ñeñes de Tornón y enseñándo-yos poesíes de tematica relixosa. Tamién, Carme Fernández, de L’Arrionda, que sabe dos poemes d’esta escritora d’unos cien versos cada un sobre’l nacimientu de Cristo:

-Xesús queríu, devinu Rei,

equí me tienes a los tos pies (…).

En 1928 sal l’esperáu llibru «Villaviciosa y su progreso» -reeditáu por ediciones La Oliva apocayá-, nel aparez un artículu de «Tuxa» tituláu «Algo sobre’l bable», con una introducción del so tíu Antonio Balbín d’Unquera. Trátase d’una encendida defensa de la llingua asturiana, cuenta la so historia, la etimoloxía llatina, la esistencia de tres dialectos pero cola supremacía del central sobre los demás: «Lenguaje blando, cadencioso, de fonética exquisita, parece creado para la expresión de las más delicadas e íntimas afecciones que, por otra parte, tan admirablemente encajan en la idiosincrasia astur; y para la poesía préstase de modo maravilloso, avalorándola con matices de intensa idealidad. Lamentar la decadencia del bable de nuestros amores y sobre todo que haya asturianos que de ella experimenten algo así como vergüenza, al par que hacemos fervientes votos para que en corazón de los hijos de Pelayo prenda una chispa siquiera de cariño (…)».

Teresa Villaverde pierde la vida nun aciar accidente de coche cuando regresaben d’Uviéu, en xunu de 1934, en Figares (Sariegu); mueren les tres muyeres que diben nel coche, Dolores y Mercedes -madre y hermana de Teresa-, un auto d’alquiler de Ramón el Coxu, que diba conducíu por Zapico, conductor qu’arrastraría un gran pesar el restu de so vida por aquel desenllaz. Diba tamien nel coche Castiellu, el so mayordomu, y una rapacina d’Onón, que se salvaron, ésta diba a Uviéu a comprar un vistíu pa la comunión. Fue una gran conmoción pa Villaviciosa y más concretamente pa Tornón, en cuyu cimenteriu de Barbuxán hai una capiya de la familia Villaverde colos restos de les tres muyeres que vivín nel palaciu, que quedó vacíu.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en «Tuxa» Villaverde. Guarda el enlace permanente.