Declaración de la Sociedá Cultural Xixonesa con motivu del 25 de mayu

1808

N’ASTURIANU:

Dende la Sociedá Cultural Xixonesa, con ocasión del 205 aniversariu de la revolución asturiana de 1808, queremos reivindicar la esperiencia d’aquel procesu soberanista como un momentu constituyente de la Hestoria d’Asturies como País, y tamién como un exemplu a recordar de la capacidá de les clases populares asturianes pa desbordar el marcu institucional establecíu al traviés de l’acción colectiva.

Nuna situación xeneral de desintegración política de la Monarquía hispánica y d’invasión militar, la sociedá asturiana se destacó pola fondura y la persistencia de l’afirmación política de la so personalidá colectiva, reinventando unilateralmente la so propia tradición institucional pa dar rempuesta al desafíu que suponía l’amenaza de satelización al respective del Imperiu francés.

Asina tres un aumentu de la tensión na cai, un motín el día 9 de mayu que consigue obligar a la Xunta Xeneral a enfrentase tanto col Poder central como con un Imperiu que dominaba toa Europa dende Lisboa hasta Rusia, finalmente por mor d’un movimientu insurreccional na nueche del 24 al 25 de mayu, la Xunta concentró tolos poderes pasando a proclamase a si mesma como la única autoridá llexitima y soberana nel territoriu asturianu. Dende esi momentu la Xunta portóse como una estatalidá independiente, pudiendo destacase ente les sos actuaciones la declaración formal de guerra a Francia, la fundación del Exércitu Defensivu Asturianu, la unviada d’embaxadores a Gran Bretaña pa solicitar auxiliu militar y económicu, l’aprobación o derogación de lleis, la imposición de tributos y la creación de cuatro ministerios: Estáu, Gracia y Xusticia, Facienda y Guerra. Y ye precisamente entós cuando Xovellanos diseña la primer bandera asturiana, que difier de l’actual na incorporación de la lleenda «Asturias nunca vencida».

Tanto nel aniciu como nel desendolcu d’aquellos acontecimientos lo que nun puede escaecese o marxinase enxamás ye’l papel decisivu que xueguen les clases populares asturianes, activándose como actores políticos al traviés de la movilización y de la ocupación del espaciu públicu.

Con independencia de la pervivencia de formules procedentes de la ideoloxía feudal del Vieyu Réxime, el Mayu asturianu supon una rotura cola estructura de poder heredada, que venía definida por una dinámica de rellación sucursalista haza un réxime decadente, al mesmu tiempu qu’una apertura escontra nuevos horizontes.

Na coxuntura actual, cuando una parte significativa de la población asturiana empecipia a movilizase y desmarcase de la apatía política de los caberos tiempos, esta esperiencia hestórica, cola so particular combinación de tradición y modernidá, ye un recursu simbólicu de gran potencial. Porque frente al cuadonguismu folclóricu y alienante que la clase política posfranquista institucionalizó hai trenta años, el Mayu asturianu ye una alternativa como discursu identitariu dende la reivindicación de la refundación democrática d’Asturies como comunidá política.

Y analizando el momentu presente, definíu por un profunde reaxuste del sistema capitalista, rescampla que los distintos marcos de movilización social qu’esisten, con toles sos aportaciones positives, son insuficientes porque los frentes de llucha multiplíquense,  asina que o ampliamos la nuesa capacidá colectiva de rempuesta política al traviés de dinámiques unitaries que nun se llinden a la denuncia defensiva o el crecimientu espectacular de los pequenos escenarios de batalla va escosar les nueses escases fuercies. Solamente la ellaboración colectiva d’un vocabulariu y d’una gramática comunes, d’un diagnosticu y d’un programa políticos pa la sociedá asturiana d’equí y agora nos va permitir pasar a la ofensiva y plantegar la batalla de la hexemonía na sociedá civil acullá de los nuesos cada vuelta más precarios cuarteles d’iviernu.

Urxe que les distintes lluches confluyan nuna gran marea que nuevamente desborde les instituciones abriendo la posibilidá de nuevos escenarios. Pero esto rique una dinámica de traducción progresiva de lo social a lo políticu, xenerando denominadores comunes ente tolos sectores en conflictu de la sociedá, de tal manera que los puntos de tensión estructural se conviertan en vectores tanto de rotura col «status quo» como d’integración estratéxica nun nuevu proyectu de calter globalizante.

La construcción colectiva d’un enfoque estratéxicu común a la diversidá de les nueses tradiciones, posiciones y sensibilidaes, amás constitúi un cortafueu imprescindible frente a les fases de refluxu y amurnio qu’implica tou ciclu de movilizaciones, evitando al empar, pola so natura necesariamente pluralista ya integradora, maximalismos ideolóxicos que solamente nos conducen al inmovilismu tácticu, al aislamientu social y a la ineficacia política.

Concluyendo yá, el que los ciudadanos y les ciudadanes d’esti País tean tomando la pallabra como suxetos protagonistes de la vida política ye un pasu positivu pal cambéu hestóricu que se necesita, al llograse la recuperación del ágora abandonada. Pero pa tresformar el vixente estáu de les coses ye imprescindible tamién el caminar haza l’articulación colectiva d’una alternativa unitaria dende la esquierda, dende abaxo y dende Asturies: d’un Bloque Popular Asturianu, que sirva de ferramienta estratéxica de «rotura democrática» col réxime caciquil, clientelar y bipartidista d’esta II Restauración Borbónica.

EN CASTELLANO:

Desde la Sociedad Cultural Gijonesa, con ocasión del 205 aniversario de la revolución asturiana de 1808, queremos reivindicar la experiencia de aquel proceso soberanista como un momento constituyente de la Historia de Asturies como País, y también como un ejemplo a recordar de la capacidad de las clases populares asturianas para desbordar el marco institucional establecido a través de la acción colectiva.

En una situación general de desintegración política de la Monarquía hispánica y de invasión militar, la sociedad asturiana se destacó por la profundidad y la persistencia de la afirmación política de su personalidad colectiva, reinventando unilateralmente su propia tradición institucional para dar respuesta al desafío que suponía la amenaza de satelización respecto al Imperio francés.

Así tras un aumento de la tensión en la calle, un motín el día 9 de mayo que consigue obligar a la Junta General a enfrentarse tanto con el Poder central como con un Imperio que dominaba toda Europa desde Lisboa hasta Rusia, finalmente como consecuencia de un movimiento insurreccional en la noche del 24 al 25 de mayo, la Junta concentró todos los poderes pasando a proclamarse a si misma como la única autoridad legitima y soberana en el territorio asturiano. Desde ese momento la Junta se comportó como una estatalidad independiente, pudiendo destacarse entre sus actuaciones la declaración formal de guerra a Francia, la fundación del Ejército Defensivo Asturiano, el envío de embajadores a Gran Bretaña para solicitar auxilio militar y económico, la aprobación o derogación de leyes, la imposición de tributos y la creación de cuatro ministerios: Estado, Gracia y Justicia, Hacienda y Guerra. Y es precisamente entonces cuando Jovellanos diseña la primera bandera asturiana, que difiere de la actual en la incorporación de la leyenda «Asturias nunca vencida».

Tanto en el inicio como en el desarrollo de aquellos acontecimientos lo que no puede olvidarse o marginarse nunca es el papel decisivo que juegan las clases populares asturianas, activándose como actores políticos a través de la movilización y de la ocupación del espacio público.

Con independencia de la pervivencia de formulas procedentes de la ideología feudal del Antiguo Régimen, el Mayo asturiano supone una ruptura con la estructura de poder heredada, que venía definida por una dinámica de relación sucursalista hacía un régimen en declive, al mismo tiempo que una apertura hacia nuevos horizontes.

En la coyuntura actual, cuando una parte significativa de la población asturiana empieza a movilizarse y desmarcarse de la apatía política de los últimos tiempos, esta experiencia histórica, con su particular combinación de tradición y modernidad, es un recurso simbólico de gran potencial. Porque frente al covadonguismo folclórico y alienante que la clase política posfranquista institucionalizó hace treinta años, el Mayo asturiano es una alternativa como discurso identitario desde la reivindicación de la refundación democrática de Asturies como comunidad política.

Y analizando el momento presente, definido por un profunde reajuste del sistema capitalista, es evidente que los diferentes marcos de movilización social que existen, con todas sus aportaciones positivas, son insuficientes porque los frentes de lucha se multiplican,  así que o ampliamos nuestra capacidad colectiva de respuesta política a través de dinámicas unitarias que no se limiten a la denuncia defensiva o el crecimiento espectacular de los pequeños escenarios de batalla va agotar nuestras escasas fuerzas. Solamente la elaboración colectiva de un vocabulario y de una gramática comunes, de un diagnostico y de un programa políticos para la sociedad asturiana de aquí y ahora nos va permitir pasar a la ofensiva y plantear la batalla de la hegemonía en la sociedad civil más allá de nuestros cada vez más precarios cuarteles de invierno.

Urge que las diferentes luchas confluyan en una gran marea que nuevamente desborde las instituciones abriendo la posibilidad de nuevos escenarios. Pero esto requiere una dinámica de traducción progresiva de lo social a lo político, generando denominadores comunes ente todos los sectores en conflicto de la sociedad, de tal manera que los puntos de tensión estructural se conviertan en vectores tanto de ruptura con el «status quo» como de integración estratégica en un nuevo proyecto de carácter globalizante.

La construcción colectiva de un enfoque estratégico común a la diversidad de nuestras tradiciones, posiciones y sensibilidades, además constituye un cortafuego imprescindible frente a las fases de reflujo y desanimo que implica todo ciclo de movilizaciones, evitando al mismo tiempo, por su naturaleza necesariamente pluralista e integradora, maximalismos ideológicos que solamente nos conducen al inmovilismo táctico, al aislamiento social y a la ineficacia política.

Concluyendo ya, el que los ciudadanos y las ciudadanas de este País estén tomando la palabra como sujetos protagonistas de la vida política es un paso positivo para el cambio histórico que se necesita, al lograrse la recuperación del ágora abandonada. Pero para transformar el vigente estado de las cosas es imprescindible también el caminar hacia la articulación colectiva de una alternativa unitaria desde la izquierda, desde abajo y desde Asturies: de un Bloque Popular Asturiano, que sirva de herramienta estratégica de «ruptura democrática» con el régimen caciquil, clientelar y bipartidista de esta II Restauración Borbónica.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticies. Guarda el enlace permanente.