La gran equivocación

Vicente Garcia Oliva

17-05-2009

El pasáu mes d’Abril, nel salón d’actos del RIDEA, presentóse un llibru que lleva por títulu “Los inicios de la comunidad autónoma de Asturias. Las elecciones del 8 de Mayo de 1983″, cuyu autor ye Óscar Rodríguez Buznego. Nun tuve la ocasión de lleer el llibru, asina que nada pueo dicir d’elli, nin del so autor al que nun tengo’l gustu de conocer. Pero na presentación del dichu llibru intervieno, ente otres persones ellí presentes, el que resultó ganador d’aquelles elleiciones y, poro, presidente d’Asturies, don Pedro de Silva Cienfuegos-Xovellanos. En dicha presentación don Pedro de Silva afirma dos coses nes que toi dafechamente a la escontra: “Todos querían la autonomía, pero nadie creía en ella”. Y más alantre: “Nunca me arrepentí de escoger la via lenta”, (a la hora d’elexir la fórmula pa poner en marcha l’autonomía, hai qu’entender) pues, “había cosas más importantes que acelerar la digestión de las transferencias”.

Conocí a Pedro de Silva nos caberos años del réximen franquista. Coincidimos en distintes plataformes populares de llucha antifranquista. Él como xoven abogáu lliberal y yo, primero como participante nes comisiones de barriu, en La Calzada y llueu, yá en 1975-76 como miembru de Conceyu Bable-Xixón na candidatura d’Hevia Carriles p’alcalde de Xixón. Él tuvo, llueu, la so particular deriva política, y yo la mía. Abúltame que la d’él frutió más. Como Presidente d’Asturies tuvo de too: delles coses bones, otres regulares y bastantes males. En cualquier casu quiero dicir, y digo, que salvo, a lo meyor Marqués, fue’l presidente con más “sensibilidá asturiana” (nun quiero dicir “asturianista”) de tolos qu’hebo y que, xunto a los otros, la so xestión rescampla con más valir.

Una amuesa d’esa “sensibilidá asturiana” que dicía: fue l’único presidente (perdón si m’enquivoco) qu’asistió a un Día de les Lletres organizáu pola Academia de la Llingua nel Campoamor, pronunciando ellí un discursu n’asturianu. Tamos falando de Mayu de 1984.  Por cierto, nunca se llegó a saber quién-y tornó’l discursu al asturianu, y nun seré yo quien destapeza esa cuestión, anque sedría pa mi mui fácil…

Pero vamos a les causes poles que toi en completu desacuerdo coles declaraciones del ex-Presidente. A saber:

1) Nun ye cierto que naide creyere nel Estatutu. Pedro de Silva que fale por él y pola clas política que lu arrodiaba (gobiernu y oposición). El grupu Conceyu Bable-Xixón y tola xente que movía, que nun yera poca, caltuvimos el drechu pal pueblu asturianu del mesmu Estatutu que les comunidaes históriques. Ehí tán los artículos espublizaos na Estaya Rexonal del diariu El Comercio, a lo llargo de los años 1975-76 y la gran manifestación del añu 1976 (na semeya) embaxo’l lema: “Estatutu d’autonomía y Bable a la escuela”.

Y 2) Nun podía haber nada más importante nesi momentu que la autodeclaración, per parte de los nuestros representantes, d’Asturies como Comunidá Histórica, y escoyer, por tanto, el camín del Artículu 151 pa poner en marcha l’autonomía. Ésta yera una DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS, qu’en nada torgaba otres actuaciones que, en temes concretos, teníen que dir faciéndose. Como la llucha escontra la Reconversión Industrial (que cita Pedro de Silva como xida), etc. que, por cierto, tampoco supieron iguar de forma afayadiza pa los intereses asturianos. Nin obligaba a facer les tresferencies con mayor rapidez (de fechu, en munches comunidaes “históriques” entovía nun tán completaes) Otres comunidaes con menos historia que nós, asina lo entendieron, como ye’l casu d’Andalucía que tuvo de facer “trampa” pa poder acoyese al artículu 151. El citáu artículu desixía que TOLES provincies d’una comunidá teníen que votar a favor d’esi artículu y hubo una (creo que fue Almería) que votó en contra, lo que suponía un rechazu definitivu a esa vía. Tuvieron llueu “d’amagostar” un referendum especial, sólo pa esa provincia, hasta que, con gran despliegue mediáticu, consiguieron el votu a favor.

D’esa AUTORENUNCIA a proclamanos Comunidá Histórica con les demás, nacen tolos nuestros males. Dende’l complexu d’inferioridá, hasta que nos tomen pol pitu’l serenu unos y otros. Esa declaración (la de Comunidá Histórica), si la ficiéremos, encartiare tamién pa entamar un trabayu seriu de cohesión social, de recuperación de la dignidá histórica como pueblu y de recuperación de les nuestres señes de identidá: llingua, cultura, tradiciones, monumentos, peculiaridaes xurídiques, etc. Y too eso, dotaría’l pueblu asturianu d’armes pa lluchar escontra les reconversiones y escontra’l futuru tan prietu qu’agora tenemos. Y, sobre too, d’afrontalo cola cabeza alta y con dignidá. Non como agora, que tenemos qu’andar mendigando les migayes que sobren de la mesa los ricos.

Asina, pues, que nun venga a estes altures don Pedro de Silva a xustificase, y a xustificar a tola clas política d’esa época con afirmaciones duldoses. La verdá ye que nun supieron tar al altor históricu que se-yos desixía. Ye posible qu’él nun s’arrepienta de lo que fixo, pero otros munchos arrepentímonos por él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conceyu Bable. Guarda el enlace permanente.