¿22M, el día en que too empezó a cambiar?

fasutino

Faustino Zapico

L’otru sábadu 22 de marzu tuvi en Madrid, xunta otros 2.000 asturianos que mos desplacemos ellí y otros cientos de miles de persones, tanto de la capital del Reinu como de los diferentes pueblos que lu formen, a desixir un cambiu. Ye persabío que la movilización foi inmensa, posiblemente la más grande la Historia d’España, y que’l so éxitu desbordó a los organizadores de la mesma, que nin siquier nos cálculos más optimistes esperaben la marea humana que colapsó Madrid un día enteru. Si yéremos un millón, o dos, nin lo sé nin pueo sabelo, porque la masa yera tan grandísima que nun se dexaba cuntar.

Los 25 autocares asturianos llegamos a Aravaca a les 11:00 de la mañana pa xuntanos al cientu de persones que salieren a pie dende Sama el 1 de marzu. Fueron siete kilómetros de marcha perguapa hasta la villa y corte, onde fuimos recibíos por cientos de madrilanos que mos apludín. Anticipábase que pela tarde la movilización diba ser grande. Y foi. Yá dende les tres de la tarde víase una riada inmensa, descomanada, de xente que llegaba al centru de la ciudá y que la colapsó per hores. Les reflexones, en forma d’apuntes, que me salen d’esta xornada histórica son estes:

Esta movilización ye enforma significativa por dos razones: La primera yá ta dicha, el so tamañu. La segunda porque ta fecha al marxe de les organizaciones qu’hasta agora tenín el monopoliu de les grandes movilizaciones sociales: CC.OO. y UGT. El papel de les grandes centrales sindicales dende qu’empezó la crisis nun dexa de ser murniu, por nun dicir llaceriosu. Cuando en 2008 empezó la crisis tardaron dos años en salir a la cai. Fexéron-y una fuelga xeneral al gobiernu de Zapatero cuando yera inevitable y cuando llegó’l PP al poder dió-yos pánicu enfrentase solos al mesmu. Por eso criaron la llamada “Cumbre Social”, plataforma d’organizaciones sociales que de mano podía ser interesante en tanto qu’implicaba reconocer que les grandes centrales yá nun representaben al conxuntu de la clase trabayadora y que yera necesario facer un frente más ampliu con otros sectores p’activar la movilización social. Pero nun foi posible. Pesaron primero les ganes de protagonismu de CCOO y UGT, la so zuna de remanar tolo que toquen usando a los demás como comparses obedientes y, perriba de too, el mieu a desatar una movilización social que pudiera perpasalos. Asina, lo que yera una ferramienta de confrontación acabó convirtiéndose en xusto lo contrario: una plataforma pa entamar procesiones cada seis meses pa que se vea qu’hai oposición al gobiernu pero ensin abrir baxo nengún conceptu la posibilidá d’una dinámica más radicalizada de nun haber resultaos. Yera necesario francer esa dinámica, y les marches fueron quien lo fexeron a nivel estatal.

Les marches fueron acumulatives: Quiero dicir, que fueron garrando fuercia sigún foi pasando’l tiempu. A lo primero, polo menos n’Asturies, costó arrancar dada la debilidá orgánica de les organizaciones presentes, pero de la seronda p’acá la fola foi garrando fuercia hasta convertise nun clamor, nuna marea de proporciones descomanaes. Eso amuesa qu’hai un poder de convocatoria tovía por esplorar, porque normalmente hasta agora quien tenía’l monopoliu de les movilizaciones de mases yeren CCOO y UGT. Eso cambió’l 22, y n’Asturies vióse unos díis primero cola gran manifestación de les empreses en llucha en Xixón.

Les marches yeren propositives: Llevamos cinco años de movilizaciones y protesta social, en dellos casos masives, pero con una torga perimportante: protestaben muncho pero proponín mui poco. Les de CCOO y UGT centrábense n’amosar que nun taben d’alcuerdu coles midíes del gobiernu, pero namás. Les del 15M y epígonos tuvieron la gran virtú d’amosar la cara política de la crisis, el so componente estructural y la evidencia de falta de soberanía “del pueblu”, pero tampoco s’acababa de proponer pa qué había que recuperar esa soberanía. Les d’Asturies en Pie tenín un evidente compromisu combativu, pero había un mieu escénicu a dir acullá de dicir que’l capitalismu ye’l causante d’esta situación. Tampoco apurrín un programa inmediatu de llucha y de rotura. Esa ausencia yera y ye dramática, y ye una amuesa más de les grandes carencies que tien la nuestra esquierda, tanto la española como l’asturiana, tan aficionada a tirar de manual foráneu. Esta vez la movilización amosaba delles traces d’un posible programa de llucha: negativa a pagar la delda, renta básica, dimisión de los gobiernos de la Troika. Nun ye muncho, igual son apocaes, o discutibles, pero son un avance. Proponen daqué más que nun dexase pisar.

Esi componente propositivu vese abiertamente en que son un desafíu abiertu al réxime: Nun se pidió en Madrid una “rectificación de la política económica”, como tán tan avezaos a insistir Toxo y Méndez cuando garren el micrófonu nos mítines sindicales. Equí lo que se pidió abiertamente foi un cambiu de réxime, non solo pol conteníu de les propuestes –non pagu de la delda, renta básica- sinón tamién pol elementu simbólicu principal presente nes movilizaciones, como foi la bandera tricolor republicana: na inmensa fola ciudadana que percorrió’l Paséu de la Castellana esa bandera nun la llevaben solo los militantes de les organizaciones polítiques presentes, sinón decenes de millares de ciudadanos anónimos que ven nesa bandera’l símbolu de la oposición non solo a les polítiques del PP, sinón tamién al réxime del 78.

La estratexa de los opositores a les marches foi cambiando: Per parte de los sectores de la esquierda roceanos a la iniciativa –tanto la más radical como la más descafeinada de CCOO y UGT- pasóse de la indiferencia, cuando non del boicot o la crítica dura, a sumase nel últimu momentu cuando se vio que la manifestación diba ser un éxitu. Dende’l gobiernu y la prensa esbirra igual. Primero ignoráronles, y depués llevantaron d’elles, llegando a niveles d’indecencia como’l d’Ignacio González, presidente de la Comunidá de Madrid. Y, depués, reprimiéronles. Casualmente, y ye una casualidá que se repite constantemente, los incidentes entamaron xusto anantes de los informativos televisivos, p’asina tapecer l’éxitu de la manifestación coles noticies de la violencia.

El perfil de los manifestantes yera muncho más diversu que n’otres movilizaciones: Los que tamos avezaos a dir a movilizaciones sindicales o de calter mui militante persabemos cómo ye’l perfil del manifestante mediu. Esi perfil ábrese enforma cuando falamos d’una manifestación de, por exemplu, una fuelga xeneral o un movimientu social especialmente masivu –como les movilizaciones escontra la guerra d’Iraq-, pero’l 22 de marzu nun había perfil posible, porque ellí había carraos de puru pueblu: xente de toles edaes, dende nenos a vieyos, d’estracción social mui variada –dende los estratos más probes de la clase obrera con traces evidentes de tar pasándolo permal a sectores d’eso que llamen y creen ser clase media, chiscao de toles tribus urbanes imaxinables- y procedencia diversa –amás de les 50.000 persones que llegamos n’autocares dende fuera de Madrid y la xente que foi colos sos medios, había una cantidá pergrande d’inmigrantes, munchos d’ellos organizaos detrás de pancartes- cosa que fexo un auténticu arcu la vieya ciudadanu que colapsó la Villa y Corte per delles hores. Esto ye una señal de qu’esta movilización llegó a un abanicu perampliu de la población, y esto ye especialmente significativo, al que nun son a llegar unes grandes centrales sindicales que yá nun son a representar nin les necesidaes nin les reivindicaciones nin los suaños de toa esa xente. Y eso que, evidentemente, ente los manifestantes, por pura matemática, amás de los que fueron baxo les banderes de CCOO y UGT de los territorios que sí apoyaron les marches tenía qu’haber decenes de miles más d’afiliaos y afiliaes a eses organizaciones.

La esquierda de sigles nun representó namás qu’una mínima parte de la movilización: Tanto les organizaciones qu’apoyaron les marches dende l’aniciu y participaron per meses na so ellaboración, como IZAN, como les que nun fexeron un ris por veles como reformistes pero que nel últimu momentu prefirieron nun quedar al marxe y apaecieron perhí, fexéronlo con una presencia enforma pequena pal tamañu de la movilización. Lo que más se vio con gran diferencia, y en tou casu de forma claramente minoritaria, foron les banderes del PCE de les diverses CCAA, tanto d’aquelles onde sí participaron como de les otres onde se sumaron nel últimu minutu. Como dicía anantes, la gran mayoría de les banderes republicanes nun les llevaben los militantes partidarios, como suel pasar n’otres movilizaciones, sinón la inmensa masa anónima.

L’éxitu de la movilización amuesa tamién les sos debilidaes: ¿Y agora qué? ¿Qué facer depués d’un éxitu tan curiosu? Rescampla la debilidá orgánica de les organizaciones qu’entamaron la campaña, pesie a qu’amosaren xuntes un enorme poder de convocatoria. N’Asturies rescampla tovía más, yá qu’Asturies en Marcha namás tuvo dende’l principiu un solu sindicatu ente los sos organizadores, SUATEA, y una sola organización política, IZAN. El gruesu del movimientu son les asociaciones de paraos y precarios, asina como’l Frente Cívico-Somos Mayoría de Julio Anguita. Falta definir la fueya de ruta d’equí en delantre, llenar de conteníu asturianu la plataforma reivindicativa, xenerar un movimientu popular de mases y d’impugnación permanente del réxime. Casi nada. Sinón, los que quedaron desplazaos volverán a ocupar la plaza. Les direcciones de CCOO y UGT tán afilando les uñes pa recuperar la iniciativa y siguir faciendo de bomberos del gobiernu. Nun ye nenguna barbaridá plantegase una campaña que tuviera como fin últimu la fuelga xeneral de 24 ó 48 hores, o más. Pero como final, non como escenificación un día concretu de la disidencia, sinón como cumal d’una campaña de meses y col envís final y espresu de baltar el réxime. Y pa eso, habría qu’empecipiar por ver les posibilidaes d’una campaña de boicot masivu a determinaes empreses, insubmisión fiscal o al pagu de les deldes a bancos y llétriques, fuelgues sectoriales encadenaes, pa dir sumando apoyos na perspectiva d’una confrontación más dura y ambiciosa. Sí, ye evidente que ye mui revesoso, pero agora empieza a ser posible.

Les consecuencies de les marches van notase más a mediu plazu qu’a curtiu: Nun primer momentu, seguramente engordarán les perspectives electorales de les organizaciones más visibles de la esquierda estatal, IU y Podemos. Pero eso nun ye lo más significativo, sinón el fechu de que’l 22 de marzu marca l’aniciu de la crisis terminal del réxime. Diciendo esto nun toi afirmando que’l réxime caiga mañana, evidentemente. Sería ridícula tala afirmación. Lo que toi diciendo ye que’l 22M amosó que’l nivel de desafección al réxime tien yá tanta fuercia que los partíos turnistes nun van ser a volver a la situación de turnismu tranquilu d’estos trenta años. Nesi sentíu, sí procede facer una comparanza cola crisis de la primer Restauración: Depués de la fuelga xeneral revolucionaria d’agostu de 1917, anque esta acabara en derrota del bloque antidinásticu, féxose evidente que yá nun yera posible volver al modelu tradicional de turnu pacíficu y tramposu ente lliberales y conservadores, sinón que tuvieron qu’entrar a gobiernos de coalición ente toos dos, o cachos d’ellos, pa poder tener un mínimu de lexitimidá. Esta situación de gobiernos de concentración foi allongándose, mientres se fundía na llamarga, per seis años, hasta que los militares dieron un güelpe como recursu caberu pa salvar la monarquía. Depués d’ocho años de gobiernu militar, n’abril de 1931 llegaba la II República. Posiblemente teamos nuna situación relativamente asemeyada. Too paez indicar que les vinientes elecciones xenerales van dar el parlamentu más fragmentáu de la II Restauración, y les órdenes de Bruxelles y Berlín serán les d’un gobiernu de coalición PSOE-PP, una gran coalición en nome de la estabilidá y les “reformes” siempre pendientes. Será la cabera trinchera del réxime, y amás col procesu soberanista catalán en marcha y con otru en Vasconia esperando’l so momentu. Lo que venga depués dependerá de la fuercia y de la estratexa del campu popular. N’Asturies, ta por ver si l’asturianismu va ser quien a captar les tendencies profundes de la nuestra sociedá pa plantegar nesi marcu una alternativa vidable, creíble y entendible.

Nun hai munches señales de que la esquierda asturiana sepa aprovechar la ocasión que s’abre: La esquierda d’obediencia estatal como IU ta na idea de que, nun faciendo nada, yá ta sumando votos col envís de llegar a perpasar al PSOE pa sustituyilu nes instituciones. D’ehí l’ambigüedá de la so propuesta política, resumida en conseñes vacies, y la so llercia a xugar un papel activu na movilización social pa nun dixebrase de les direcciones de CCOO y UGT. Otres fuercies como PODEMOS son tovía mui nueves como pa saber qué papel van xugar, y otres xueguen al autismu: unes, d’ámbitu estatal, porque tolo que nun salga a la cai con un programa megarrevolucionariu ye gandaya reformista, y otres d’ambitu asturianu porque tolo que seya manifestase en Madrid ye gandaya españolista. Pero, mentanto, la revolución nun llega y la independencia tampoco. Y la xente, ca vez más, dase cuenta de que nel réxime nun hai salida, anque tovía nun quiera un cambiu de sistema, y dase cuenta tamién de que la so vida decídese en Madrid, en Bruxelles y Berlín, y nun hai naide pa dici-y que tien que ser el pueblu asturianu el que decida qué Asturies quier. Ehí ta la xera, la de ser a que la crisis del réxime nun dea pasu a otru marcu en qu’Asturies siga, como dicía’l Padre Galo, tatexando n’ayén.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.