Armando de las Alas Pumariño (1893-1978)

Nació en Oviedo el 17 de diciembre de 1893 y estudió Bachillerato en esta ciudad, así como Leyes en la Universidad, donde se licenció en 1913. Publicó numerosos cuentos y crónicas en diarios de la ciudad, como El Correo de AsturiasLa Voz de Asturias o El Carbayón, bajo el seudónimo de Aristarco de Samotracia, ya desde su época estudiantil. En 1916 se convirtió en Abogado del Estado. Es fiscal de lo contencioso en las Delegaciones de Hacienda de Lérida y Toledo, hasta el año 1918, en que logra la elección de diputado a Cortes por Pravia y es secretario del Congreso en 1919. Sus trabajos aparecen entonces en las revistas madrileñas Nuevo MundoLa Esfera y La Voz de Asturias.

Con la dictadura de Primo de Rivera en 1923, abandonó su carrera política y volvió a ser abogado en distintas administraciones regionales y ministeriales. Ocupa los cargos de fiscal de la Audiencia de Madrid y en 1934 es jefe de la Asesoría Jurídica del Ministerio de Agricultura, vocal de la Junta Nacional del Crédito Agrícola y asesor del Registro de la Propiedad Industrial, entre otros cargos de importancia. Más tarde será director de la Dirección General de Administración Local, de los Registros y del Notariado, de Banca y Bolsa (1951), así como Diputado provincial por Madrid y jefe de la Asesoría Jurídica de la Presidencia del Gobierno. Fue también consejero secretario y asesor jefe de Unión de Explosivos Riotinto. Tras una intensa actividad política, se jubiló en 1963. Está en posesión de la Gran Cruz del Mérito Civil, Gran Collar de la Orden de San Raimundo de Peñafort y Medalla de Oro del Seguro.

Falleció en Madrid a los ochenta y cinco años de edad en el año de gracia de 1978.

Obras

  • El engaño de las horas (cuentos, crónicas…), Oviedo, 1913
  • Las manifestaciones del regionalismo en Asturias, Madrid, 1919.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tradición rexonalista. Guarda el enlace permanente.