Fragmento de “La República” de Marco Tulio Cicerón

ciceron

«Dada mi situación, yo he podido disfrutar del ocio y obtener de él mayores frutos que los otros, a causa de la variedad de los estudios que han sido mi delicia desde la niñez (…) Mas con todo, yo no dudé un momento en exponerme a las más duras tempestades, y diría que incluso a los rayos, para salvar a mis conciudadanos y asegurar a todos los demás, sin ahorrar ningún peligro, una vida tranquila. Porque esta patria no nos ha engendrado y educado sin contar con que, a su vez, nosotros contribuyamos a sus subsistencia; ni solamente por servir a nuestros intereses nos ofrece un refugio seguro para nuestro ocio y un lugar tranquilo para nuestro descanso; por el contrario, ella debe retener para su uso la mayor parte de nuestra alma, de nuestro ingenio, de nuestra sabiduría, dejando para nuestro uso privado lo que reste después de tomar su parte».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hestoria del pensamientu políticu. Guarda el enlace permanente.