Fragmentu del “Manifest der Kommunistischen Partei” (1848)

Jacques Bonhomme

Tola hestoria de la sociedá humana, hasta l’actualidá, ye una hestoria de lluches de clases.

Llibres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, mayestros y oficiales; nuna pallabra, opresores y oprimíos, frente a frente siempres, empeñaos nuna llucha ininterrumpida, velada unes vegaes, y otres franca y abierta, nuna llucha que conduz en cada etapa a la tresformación revolucionaria de tol réxime social o al esterminiu de dambes clases belixerantes.

Nos tiempos hestóricos nos alcontramos a la sociedá estremada casi peruquier nuna serie d’estamentos, dientro de caún de los cualos reina, al empar, una nueva xerarquía social de graos y posiciones. Na Roma antigua son los patricios, los équites, los plebeyos, los esclavos; na Edá Media, los señores feudales, los vasallos, los mayestros y los oficiales de los gremios, los siervos de la gleba, y dientro de caúna d’eses clases tovía nos alcontramos con nuevos matices y gradaciones.

La moderna sociedá burguesa que s’alza sobre les ruines de la sociedá feudal nun abolió los antagonismos de clase. Lo que fizo foi crear nueves clases, nueves condiciones d’opresión, nueves modalidaes de llucha, que vinieron a sustituyir a les antigües.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hestoria del pensamientu políticu. Guarda el enlace permanente.