Cuadonga, 8 setiembre y nación asturiana

Asturies.com

08/09/2013

Faustino Zapico

Otru añu más, entama’l cursu politicu, que normalmente fáise al traviés de dos feches: la fiesta minera del SOMA en Rodiezmo y el 8 setiembre, Día d’Asturies. Esti añu, la gran novedá ye la suspensión del actu mineru cola sida del coste económicu, anque too paez indicar que nun ye ayeno a que la figura del Gran Somarca, José Ángel Fernández Villa, yá nun va tar presente. Aforraremos asina la sucesión de tópicos, impostures y mázcares d’esi sector de la UGT y del PSOE que sigue aneciando en presentase como socialista al traviés de la escenificación d’un discursu pa nada coincidente cola so práctica dende va más de trenta años.

Pero la otra cita obligada, la del 8 setiembre, sigue igual. Un añu más, un actu oficial, teñíu de relixosidá. Un añu más, actos alternativos, intentando ser la otra cara del espeyu.

¿Qué celebramos el 8 setiembre? Lo que ye dende va sieglos, y d’eso nun hai dulda nenguna, ye la fiesta católica de la Nuestra Señora de Cuadonga. Ye evidente que la fiesta relixosa ta condicionada por un actu históricu, que ye la batalla del mesmu nome. Podría entós pensase que la efeméride relixosa coincide cola histórica, y que polo tanto’l día 8 celébrense toes dos, pero nun ye’l casu. Nun sabemos cuándo foi la batalla de Cuadonga, qué día, qué mes y incluso nun tamos seguros del añu (¿718 o 722?). El 8 setiembre, polo tanto celébrase una fiesta relixosa que fai referencia a un presuntu milagru.

Celebramos tamién, cómo non, el Día d’Asturies, oficializáu cola llegada de l’autonomía asturiana a lo primero de los años ochenta del otru sieglu. Yá tuvimos ocasión n’otres ocasiones de criticar que s’escoyera una fiesta relixosa como día nacional del país. Igual qu’aquellos políticos conservadores decimonónicos cuando fexeron del día del Pilar la fiesta nacional española, aprovechando amás que coincidía cola llegada de Colón a les Amériques, la clase política asturiana decidió venceyar la identidá política cola relixosa, faciendo d’una fiesta católica la fiesta de tolos asturianos, y venceyando asina la idea del catolicismu como daqué intrínseco al nuestru pueblu.

Y celebramos tamién, dende los años ochenta del otru sieglu, el Día de la Nación Asturiana. Depués de que nun cuayaren les propuestes de los años setenta de facer del 25 de mayu el día nacional asturianu, muncho más amañosu por axuntar los componentes de modernidá y tradición, memoria compartida y aconfesionalidá, por nun falar del componente cívicu-políticu y simbólicu, como la invención de la bandera, el nacionalismu asturianu optó por aceptar el día oficial pero dándo-y la vuelta, esto ye, facer del Día del Principáu, de l’autonomía, el Día de la Nación. Al facelo, asumíase d’un llau o bien la propia debilidá pa llevantar referentes alternativos, o bien l’asunción del discursu cuadonguista, al que namás fadría falta asturianizalu pa que fuera políticamente funcional. Si se pretendía lo primero, amuesa falta d’ambición, anque tamién podría dicise que ye un reconocimientu de la propia debilidá. Pero si se pretendía lo segundo, ye evidente que foi un fracasu. Los relatos alternativos sobre Cuadonga, l’orixe del Asturorum Regnum o’l nacimientu d’eso que llamamos España fueron surdiendo estos años pero bien ye verdá que n’ámbitos académicos que’l nacionalismu asturianu tampoco fexo muncho por esparder, a falta d’un discursu alternativu creíble nesi tema.

Sicasí, quien esto escribe, que tuvo bien d’años asumiendo esti discursu, tien que reconocer que nun s’algamaron los oxetivos. Nin los del nacionalismu asturianu, nin los del Principáu. Pa la inmensa mayoría de la sociedá asturiana, el 8 setiembre ye lo que siempre foi, el día de la Santina. Nin día de la nación nin de l’autonomía.

Hai que reconocer, en tou casu, que’l 8 setiembre, siendo’l día de la Santina, ye daqué más que la Santina, porque la propia lleenda de Cuadonga remite a un mitu fundacional que ye’l de la batalla, la victoria de Pelayo y el supuestu aniciu de la llamada Reconquista (términu que nun s’emplega, por cierto, hasta’l sieglu XIX). Tien, polo tanto, un componente identitariu innegable pa la gran mayoría de los asturianos, católicos o non, porque la población asúmelu como un fechu históricu faciendo la llectura, eso sí, dada pol nacionalismu español nos caberos doscientos años al traviés del sistema educativu. Que científicamente nun se sostenga ye anecdótico dende’l momentu en que tovía nun llegaron al gran públicu los discursos alternativos, nin tien traza de que vaigan facelo en breve. La gran mayoría sigue viendo Cuadonga como la cuna d’España (y sectores mui minoritarios de la esquierda de referencia española como la cuna del estáu feudal, ensin mayor análisis). Polo tanto, dende un discursu identitariu asturianu que pretenda confrontar col nacionalismu español, too aquello que contribuya a mantener la fiesta de Cuadonga sirve pa lexitimar, preste o non, el discursu cuadonguista d’esi mesmu nacionalismu español, incluso anque se pretenda esctamente lo contrario.

Mientres la verdá histórica va tentando abrise pasu, igual l’asturianismu taba meyor intentando marcar otres referencies y non teñir una oficial que, dada la desproporción de fuercies, ye llabor más que revesosu, imposible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Día d'Asturies. Guarda el enlace permanente.