El nuesu proyectu

 

 

 

A lo llargo de la Historia, la Humanidá supo adaptase a los medios naturales diferentes qu’alcontró, interactuando con ellos nuna relación d’influencia recíproca que resultó nuna diversidá de paisaxes culturales. Estos paisaxes culturales formáronse lo mesmo con elementos naturales que culturales, con componentes tanxibles y intanxibles, que se combinaron d’una manera particular en cada casu pa configurar el so carácter nacional.

 

Na actualidá, el resultáu d’una aición colectiva interxeneracional al traviés d’una evolución progresiva y armónica ta sufriendo un desmantelamientu qu’anque tien el so orixen nes tresformaciones sociales que provocó la Revolución Industrial, col mundialismu presente ta desenvolviendo cada vez más unos rasgos agresivos y peligrosos pa la pluralidá cultural y llingüística amás del mediu natural. Poro, tán estrozándose en pocu tiempu tesoros culturales únicos y irrepetibles qu’echaron sieglos pa formase. Esti etnocidiu ye la consecuencia esperable d’unes dinámiques sociales fundamentalmente individualistes y economicistes, que son insostenibles nun plazu llargu y especialmente dañines en tolos aspectos (cultural, llingüísticu, ecolóxicu, social, económicu, etc) pa les distintes sociedaes porque destruyen tolo que funciona cómo una fonte d’identidá comunitaria al desarraigar y masificar les poblaciones humanes, lo que xenera un modelu social insolidariu y atomizáu totalmente.

 

Esti procesu d’aculturación y desestructuración global ta suponiendo un auténticu “finis asturiae” porque tolos elementos que configuraron Asturies como País, como una comunidá eco-cultural construída históricamente, sometiéronse a una erosión tan fuerte que la identidá asturiana ta en peligru de ser anulada. Énte esta situación un grupu de persones entamamos el 25 de mayu de 2008 (nel bicentenariu de la declaración de soberanía asturiana per parte de la Xunta Xeneral) una dinámica en defensa de la tradición cultural asturiana dende una perspectiva unitaria y nacional, que nun ruempa nin descontextualice los elementos diversos de la nuesa cultura sinón que los entienda y defenda cómo parte d’una unidá coherente. Esti afán de reconstrucción cultural va tener el so principal calce nel Atenéu Cultural Xuan María Acebal, asociación que garra esti nome n’homenaxe al mayor poeta de la nuesa lliteratura nacional.

 

Defender la Tradición Asturiana nun ye pa nada una manera de conservadurismu inmovilista porque lo que define precisamente la Tradición ye’l so dinamismu a lo llargo de la Historia, cómo explicara’l tribunu asturianu Xuan Vázquez de Mella “La Tradición ye’l progresu hereditariu; y el progresu, si nun s’hereda, nun ye progresu social. Una xeneración, si ye heriede de les anteriores, que-y tresmiten por tradición hereditaria lo que recibieren, puede recoyela y facer lo que fan los herederos bonos: aumentala y perfeccionala, pa comunicala más curiosa a los sos sucesores. Tamién puede marafundiala o refugala. Nesti casu, dexa la miseria o la ruina a los sos herederos”. De fechu’l vocablu “Tradición” vien del llatín traditio, y ésti pel so llau vien de tradere, “entregar”, y poro, consideramos como elementos que constitúin el depósitu de la Tradición los valores, creencies, práctiques sociales, instituciones, formes d’expresión artística, recursos almentarios y llingua característicos d’una comunidá determinada a lo llargo de diverses xeneraciones, n’especial aquéllos que son tresmitíos per vía oral. Lo tradicional engloba d’esta manera la cultura popular y el folclore.

 

La vindicación de la nuesa Tradición supón apostar por una ruralización consciente de la estructura socio-cultural asturiana, porque les comunidaes rurales marxinaes ye precisamente onde nacieren y s’integraren los rasgos identitarios que depués s’enrarecieron y trociaron colos procesos d’industrialización y urbanización. Polo tanto, dientro de les nueses llínies d’actuación va ocupar un espaciu central la revitalización del mundu rural asturianu, mediu social nutriciu y primixeniu de la nuesa Identidá nacional.

 

Como los pueblos vecinos comparten siempre elementos culturales, y que por ello l’estudiu de la cultura asturiana pide tener en cuenta marcos más amplios que la propia Asturies, va mirase especialmente pa los elementos etno-culturales que compartimos colos otros territorios que formen el dominiu llingüísticu asturllionés y l’Arcu Atlánticu como marcu históricu-cultural con dinámiques propies que ye. Tamién tenemos en cuenta qu’anque la nuesa actuación ye local el problema col que nos enfrentamos supera ampliamente los límites d’Asturies, polo que vamos mirar pa les resistencies d’otros pueblos minorizaos frente al uniformismu aculturizador.

 

Nuna llínia de trabayu pol re-descubrimientu de la Historia d’Asturies más p’allá de los mito-relatos de la historiografía centralista, va promovese l’estudiu de les corrientes polítiques y culturales que se dieren dende’l sieglu XIX en defensa de la personalidá cultural y/o del autogobiernu del Pueblu Asturianu, como’l procesu qu’acabó na declaración de Soberanía de la Xunta Xeneral del 25 de mayu de 1808, el movimientu ampliu de disidencia social frente al Estáu que foi’l Carlismu asturianu, la tendencia asturianista del principiu del sielgu XX que tuvo la so expresión máxima na Xunta Rexionalista del Principáu, o la renovación radical de la manera de concebir Asturies que foi la organización de vindicación llingüística Conceyu Bable na década de 1970.

 

Amás de la revitalización y adaptación de tradiciones culturales diverses a la realidá asturiana actual, tamién va potenciase la recuperación del Derechu tradicional asturianu. Igualmente, l’Atenéu Cultural Xuan María Acebal va promover la divulgación de los clásicos lliterarios asturianos amás del desenvolvimientu de la lliteratura asturiana contemporánea.

 

 

 

 

Anuncios